Cómo obtener ventaja en los eSports gracias a un PC competitivo

Por El Grupo Informático |

Los videojuegos tienen muchas facetas: pueden ser un entretenimiento, una expresión artística y también un deporte. Los eSports no dejan de ganar popularidad, así que vamos a analizar qué PC resulta más adecuado para partir con ventaja en este mundo.

Aunque en los eSports la clave es la habilidad de los participantes, esto solo se puede valorar de forma independiente en los campeonatos, donde se eliminan factores externos, como la calidad del acceso a Internet o el PC que utilizan.

Cuando competimos online desde nuestra casa, nos influyen en gran medida los aspectos técnicos. Por ello es necesario disponer de un PC gaming a la altura, con el que nuestras capacidades para los eSports puedan brillar.

Resolución y tasa de frames, los aspectos clave

Imagen - Cómo obtener ventaja en los eSports gracias a un PC competitivo

A la hora de competir en títulos como Fortnite, PUBG, League of Legends y muchos otros debemos partir de una imagen con una resolución alta y un número elevado de fotogramas por segundo.

Los motivos no son solo estéticos: hace falta una resolución mínima para apreciar todos los detalles de la partida y, cuanto mayor sea la tasa de frames, más rápido reaccionaremos ante los ataques de los rivales.

Para conseguir esto necesitamos un procesador potente, una tarjeta gráfica avanzada, abundante memoria RAM y rápido almacenamiento SSD en nuestro PC. El "músculo" del ordenador es la base de la experiencia que nos proporcionará en los videojuegos.

Bajando el lag por todos los medios

Imagen - Cómo obtener ventaja en los eSports gracias a un PC competitivo

El lag afecta a lo que tardan nuestros movimientos en llegar a los servidores a través de Internet, así que un rápido acceso de fibra óptica es importante, aparte de conectar el PC al router mediante un cable Ethernet, o al menos un Wi-Fi de calidad.

El lag resulta determinante para la victoria en los eSports, y con un PC adecuado podemos reducirlo. Por ejemplo, algunos equipos incluyen un software creado por el fabricante que mejora el rendimiento de la red.

Por un lado, prioriza el tráfico de los juegos, pero también es capaz de crear una red dual: las conexiones de los videojuegos se envían a través del cable, y el resto de las aplicaciones se mueven a la red Wi-Fi, para optimizar el tráfico.

G-Sync o FreeSync, los aliados del gamer

Imagen - Cómo obtener ventaja en los eSports gracias a un PC competitivo

NVIDIA G-Sync y AMD FreeSync son dos tecnologías destinadas a sincronizar los frames que muestran los monitores de PC con los generados por la tarjeta gráfica en cada momento, dependiendo de la carga que tenga el PC.

El resultado es que se eliminan defectos gráficos como el tearing y se gana en fluidez durante las partidas. Además, los monitores con G-Sync o FreeSync suelen ser capaces de alcanzar tasas de refresco muy altas, de hasta 165 Hz.

Estos sistemas son muy recomendables para ser competitivos en los eSports, pero debemos tener en cuenta que las gráficas de NVIDIA solo soportan G-Sync y las de AMD utilizan FreeSync, para así escoger una pantalla compatible.

Accesorios pensados para competir

Imagen - Cómo obtener ventaja en los eSports gracias a un PC competitivo

Juguemos en sobremesa o en portátil, los accesorios gaming son importantes porque permiten mejorar la velocidad de reacción. Empezando por un ratón diseñado para jugadores, que facilite apuntar con precisión, acompañado de una alfombrilla de calidad.

Otro elemento imprescindible es un teclado apropiado, que responda ante cualquier pulsación simultánea de teclas. Para la mayoría de los jugadores, los teclados mecánicos son su primera elección, ya que al presionar ofrecen un "clic" muy claro.

Por último, no debemos olvidar la importancia de los auriculares, para comunicarnos con nuestros compañeros de equipo y escuchar detalles como la dirección de los pasos y disparos de los enemigos.

OMEN, equipos creados para el gaming por HP

Imagen - Cómo obtener ventaja en los eSports gracias a un PC competitivo

Una buena opción si queremos un PC capaz de competir en los eSports es la familia OMEN de HP. Sus ordenadores se han diseñado para los jugadores, ya sean portátiles o sobremesa, y la marca también ofrecen monitores y accesorios gaming.

A nivel de potencia, incluyen actuales procesadores Intel Core i7, gráficas que suben hasta la NVIDIA GeForce GTX 1080 y abundante memoria RAM y almacenamiento SSD. Es decir, potencia a raudales para jugar a altas resoluciones y tasas de frames elevadas.

El software de control de OMEN incluye Network Booster, que da prioridad al tráfico de red del juego, logrando reducir el lag. La función Dual Force dedica la conexión Ethernet para jugar, y envía por Wi-Fi las peticiones menos urgentes, lo que baja la latencia.

Imagen - Cómo obtener ventaja en los eSports gracias a un PC competitivo

Dependiendo de si montan una gráfica NVIDIA o AMD, los equipos OMEN soportan G-Sync o FreeSync. En el caso de los portátiles, la propia pantalla es compatible en muchos de ellos, y en los sobremesa podemos utilizar un monitor gaming de OMEN que saque partido a estas funcionalidades.

OMEN también dispone de una línea de accesorios pensados para el gaming, incluyendo ratones, alfombrillas, teclados externos y auriculares, que han sido diseñados para potenciar nuestro rendimiento en el multijugador online.

Ya has visto que, para partir con ventaja en los eSports, resulta imprescindible un PC gaming competitivo, que nos permita destacar en este mundillo. Aunque la habilidad del jugador es la base de todo, solo con un equipo a la altura podrá dar rienda suelta a su potencial en los eSports.

Web: Ordenadores OMEN by HP

¿Qué opinas de esta guía? ¿Cuáles crees que son los aspectos clave de un PC gaming de cara a competir en los eSports?

Comentarios