Monitores curvos, ¿cómo mejoran la experiencia de juego?

Por El Grupo Informático |

La tecnología de las pantallas ha avanzado mucho en los últimos años, y los paneles curvos son una de las novedades más destacadas. Justo en los monitores gaming es donde mejor se aprovecha esta curva, pues es perfecta para disfrutar de los videojuegos.

Los paneles curvos se han usado en smartphones, televisores y otros productos. No en todos los casos han aportado algo, pero en los monitores destinados a los gamers sí tienen mucho sentido.

La inmersión es un aspecto clave en los videojuegos, como nos está demostrando el auge de la realidad virtual, y los monitores curvos generan una sensación "envolvente" que nos permite meternos a fondo en los juegos.

Los prejuicios de los televisores curvos

Imagen - Monitores curvos, ¿cómo mejoran la experiencia de juego?

Si has tenido o probado un televisor curvo es posible que veas estos paneles con cierto recelo. Los monitores gaming guardan similitudes con los televisores en diseño, pero la experiencia final es muy diferente.

Los televisores curvos tienen sus defensores, pero no gustan a todo el mundo. Pueden dificultar la visión y generar brillos molestos si no nos sentamos centrados, o si los miran varias personas desde diferentes ángulos. Además, como nos solemos colocar a una cierta distancia, la sensación inmersiva se pierde.

En el gaming todo eso cambia: nos sentamos más cerca del monitor, en una mesa con el teclado y el ratón, así que ni los ángulos de visión ni los brillos suponen un problema. Y, al estar a menor distancia, la sensación de que la curva nos "envuelve" aumenta.

Inmersión y campo de visión ampliado

Imagen - Monitores curvos, ¿cómo mejoran la experiencia de juego?

Los monitores curvos para gaming suelen usar un formato 21:9, más panorámico que el habitual 16:9. Esto ayuda a meternos en el juego, pero además supone una ayuda en los modos competitivos.

El diseño ultra panorámico se adapta mejor al campo de visión del ojo humano, y proporciona información periférica adicional. Aunque al jugar nos concentramos en un punto de la pantalla, con un monitor ultrawide veremos a los enemigos acercarse, reaccionado de una forma que un panel 16:9 no permite.

Para que un monitor gaming curvo ofrezca una buena experiencia debe reunir dos características más. La primera es que los biseles alrededor del panel se reduzcan al mínimo, para que no nos distraigan de la acción.

Además, es necesario que soporte una elevada tasa de fotogramas por segundo, y que los sincronice con la tarjeta gráfica. Tecnologías como G-Sync de NVIDIA o FreeSync de AMD permiten esto, volviendo los juegos más fluidos y eliminando fallos gráficos.

OMEN X 35, el monitor para gamers exigentes

Imagen - Monitores curvos, ¿cómo mejoran la experiencia de juego?

Un buen ejemplo de un monitor curvo para mejorar nuestra experiencia gaming es el OMEN X 35 by HP. La gama OMEN está orientada a los gamers que se toman en serio su afición, y dentro de ella HP incluye portátiles, sobremesas, monitores y accesorios diseñados para los videojuegos.

El OMEN X 35 ofrece una enorme pantalla curva de 35 pulgadas con resolución QuadHD y formato ultra panorámico. Un monitor inmersivo y con un diseño agresivo, propio del mundo del gaming. Veamos sus principales especificaciones:

  1. Resolución: 3.440 x 1.440 píxeles (UWQHD) en formato 21:9
  2. Curva: 1800R
  3. Panel: AMVA+ retroiluminado por LED con capa antirreflejo
  4. Conectividad: HDMI 1.4, DisplayPort 1.2 y 3 x USB 3.0
  5. Frecuencia: hasta 100 Hz con NVIDIA G-Sync
  6. Ergonomía: inclinación ajustable y gancho trasero para auriculares
  7. Extras: iluminación ambiental LED

Imagen - Monitores curvos, ¿cómo mejoran la experiencia de juego?

El OMEN X 35 parte de un panel de unas contundentes 35 pulgadas, con resolución de 3.440 x 1.440 píxeles y curvatura de 1800R. Utiliza tecnología AMVA+, con un buen equilibrio entre calidad del color, profundidad de los negros y una velocidad de respuesta rápida.

No falta el soporte para G-Sync, que permite que las gráficas NVIDIA se sincronicen con el OMEN X 35, aumentando la fluidez del juego y eliminando defectos gráficos. Además, soporta hasta 100 Hz, algo importante para reaccionar al instante en los modos online.

Al llamativo aspecto del OMEN X 35, con un formato 21:9 curvo, se unen algunos extras orientados al gaming. Dispone de un gancho trasero para colocar los auriculares al terminar las partidas, y de un sistema de iluminación ambiental.

Gracias a sus LEDs, situados en la zona posterior, podremos usar un color a juego con el resto de los componentes de nuestro PC gaming, o bien basado en las imágenes mostradas. Además, la iluminación ambiental evita que se nos canse la vista si jugamos a oscuras.

Imagen - Monitores curvos, ¿cómo mejoran la experiencia de juego?

Está claro que los monitores curvos tienen sentido en lo que a gaming se refiere, aunque también son interesantes si vemos películas y series en nuestro PC, o incluso en un ordenador de uso general para navegar, usar redes sociales y redactar documentos.

En cualquier caso, en el segmento del gaming aportan mucho a los entusiastas, porque la inmersión es clave en el ocio electrónico. Si piensas en renovar tu PC gaming, ten presentes a los monitores curvos como un periférico importante.

Web: OMEN by HP

¿Qué opinas de los monitores curvos? ¿Los ves adecuados para el gaming, o también para otros fines?

Comentarios

Deja tu opinión o comentario. También puedes preguntar cualquier duda en el foro.