Soportes físicos o la nube, ¿cuál es el almacenamiento del futuro?

Por El Grupo Informático |

Los soportes de almacenamiento físicos han evolucionado de forma importante durante los últimos años, aunque si hay algo que ha revolucionado este sector es la aparición de la nube. Tanto los soportes físicos como la nube coexisten sin problemas, pero ¿cuál de los dos el almacenamiento del futuro?

No se puede negar la evidencia, los dispositivos de almacenamiento se han transformado para adaptarse a los nuevos tiempos y algunos de ellos, precisamente obligados por el avance de la tecnología, se han visto obligados a desaparecer porque sería inviable usarlos hoy en día.

¿Te imaginas usar hoy un diskette que tan solo tenía un espacio de 1,44 MB? Totalmente impensable, pero años atrás era el almacenamiento estrella que todos utilizaban hasta que empezaron a aparecer las primeras tarjetas y memorias USB.

Hoy en día ya no es raro encontrarse este tipo de dispositivos con grandes cantidades de almacenamiento; lo más sorprendente de todo es que se ha conseguido meter en un pequeño dispositivo mucha más cantidad de espacio para almacenar más archivos, no hay más que ver las minúsculas microSDs, entre otros ejemplos.

Imagen - Soportes físicos o la nube, ¿cuál es el almacenamiento del futuro?

Si existe alguna tecnología capaz de rivalizar en ciertos aspectos y situaciones a los soportes físicos, esa sin duda es el almacenamiento en la nube, algo que permite a los usuarios tener guardada su información en servicios que tienen servidores accesibles desde Internet y prescindir de pendrives, discos duros externos, etc.

Almacenamiento físico ¿puede ser el futuro?

El almacenamiento en dispositivos ha estado presente desde siempre en nuestras vidas, lo único es que se ha tenido que ir adaptando; así es como han aparecido las memorias USB, discos externos, tarjetas SD, tarjetas microSD, etc.

Este tipo de soportes tiene sus ventajas, pero también sus inconvenientes. Entre las ventajas encontramos la portabilidad y un control total de lo que se guarda y no y quien puede acceder a toda esa información.

Sin embargo, existen ciertos riesgos no controlables, como pueden ser el robo de datos o la pérdida por algún problema físico, o también fenómenos como el fuego o inundaciones, entre otros.

Imagen - Soportes físicos o la nube, ¿cuál es el almacenamiento del futuro?

La cuestión de plantearse si puede convertirse o evolucionar para convertirse en el almacenamiento de datos en el futuro ya es un tema más complicado, porque puede haber muchas tecnologías coexistiendo o no.

Lo que parece claro es que, aunque podrían no ser el futuro del almacenamiento, sí que seguirán estando ahí porque el guardado de información en estos dispositivos no está ni mucho menos de capa caída ya que millones de personas siguen confiando en sus virtudes.

Además, la implantación de nuevas tecnologías en este campo a menudo suele tener un comienzo lento y a veces no son bien acogidas por el usuario, aunque lo más importante siempre es el avance del tiempo y aceptación de uso.

Imagen - Soportes físicos o la nube, ¿cuál es el almacenamiento del futuro?

La nube todavía hace desconfiar

Aunque esta tecnología tiene ya un par de años, lo cierto es que la nube ha supuesto una nueva era en el almacenamiento porque permite a cualquier usuario o negocio poder prescindir de dispositivos físicos para guardar toda su información.

Sin embargo y a pesar de ser un concepto avanzado, mucha gente todavía desconfía de la nube y la utiliza como un segundo soporte de almacenamiento, prefiriendo en primer lugar lo “físico”, como un disco duro, memoria USB y similares.

Imagen - Soportes físicos o la nube, ¿cuál es el almacenamiento del futuro?

¿Tiene este sentimiento algo de lógica? Ciertamente sí, es normal que algunos todavía no utilicen la nube para guardar información, bien sea por desconfianza o por seguridad, dos posibles motivos entre los muchos que podrían tener para no pasarse a este formato revolucionario de almacenamiento.

A eso hay que unirle que, como todo, la nube no es perfecta y tiene sus desventajas importantes que pueden sumar más motivos para que precisamente sea un soporte no alternativo al físico. No todo es malo, también tiene sus ventajas y algunas son muy buenas.

Por ejemplo, teniendo un dispositivo con acceso a Internet ya lo tienes todo porque desde cualquier parte del mundo podrás acceder a tu contenido guardado en la nube para trabajar con él, guardarlo, añadir nuevo y todo lo que quieras. Sin duda es algo muy cómodo.

Imagen - Soportes físicos o la nube, ¿cuál es el almacenamiento del futuro?

Centralidad, acceso remoto en tiempo real, gran cantidad de almacenamiento, comodidad y muchos más adjetivos definen al almacenamiento en la nube y que podrían convertirlo en el almacenamiento del futuro si no fuera porque van apareciendo tecnologías muy avanzadas.

La nube no está exenta de desventajas y dos de las principales son el potencial hackeo y, como consecuencia, el robo de datos. Eso es algo por lo que no están dispuestos a pasar muchos usuarios y empresas, aunque en ciertos casos es inevitable el uso de esta tecnología de almacenamiento.

¿Cuál es el almacenamiento del futuro?

Es una respuesta cuanto menos difícil de responder porque puede tener varias respuestas, aunque las nuevas tendencias parecen estar inclinadas a poder guardar gran cantidad de datos en moléculas a muy bajas temperaturas, lo que permite almacenar gigantes cantidades de información en algo tan irreal como fantasioso.

Parece ser que un solo gramo de ADN podría guardar y conservar millones de datos por un tiempo muy amplio si se cumpliesen unas condiciones adecuadas de manejo y conservación de dichas moléculas en el avance del tiempo.

Podría ser una opción más de almacenamiento, quien sabe si en el futuro y con todos los avances, se pueda guardar y tener acceso a información en moléculas de ADN. Sin embargo, de momento parece ser un sistema muy alejado en el tiempo.

Imagen - Soportes físicos o la nube, ¿cuál es el almacenamiento del futuro?

Teniendo en cuenta eso, lo que parece más objetivo es que el almacenamiento del futuro a largo plazo seguirá estando dominado por los soportes físicos y la nube, dos sistemas que conviven y se complementan perfectamente con una muy larga vida por delante.

Es más, es prácticamente imposible encontrar a alguien o a cualquier empresa que tenga información o trabaje en la nube, y al mismo tiempo que no prescinda de soportes físicos de almacenamiento. Una buena combinación de ellos, con los oportunos planes de backup, seguridad y mantenimiento mantendrán los datos accesibles por muchos años.

De momento ese parece ser el futuro más cercano a nuestros tiempos, pero como la tecnología avanza tan rápidamente, quizá veamos nuevas plataformas de almacenamiento, inviables hoy en día, ser tan comunes como la nube o los dispositivos físicos para almacenaje de información.

¿Cuál crees que será el futuro del almacenamiento, la nube, los sistemas físicos o tecnologías tan avanzadas como las moléculas de ADN y otros soportes?

Comentarios

Deja tu opinión o comentario. También puedes preguntar cualquier duda en el foro.
  • Por Javierfernandez87 |
    Hay más desventajas de la nube. El costo/año/GB. Mientras te cobran unos 100€/año por 1TB, tienes pen drives de 128GB por 10€. Normalmente, la gente deja guardado su contraseña en el ordenador, así que si te lo roban, comprometen la seguridad de tu nube. Una microSD o un pen drive, se esconden de forma sencilla en cualquier parte, además, ya descubrimos que Kingston realizó pen drive de 2TB, hoy son carísimos, pero paso igual con los pen drive de 128GB cuando salieron al mercado. La tecnología física avanza, porque es la misma que utiliza la nube, y no al revés.
  • Por Veggie |
    Ante esta distinción entre soporte físico y la nube, cabe decir también que, aunque el usuario que guarda su información en la nube tiene la sensación de estar guardándolo en un entorno totalmente virtual, en la realidad toda esa información se acaba guardando en soportes físicos como es lógico, así que...
  • Por Zerg Rush |
    Creo que el futuro va a ser la "nube", aunque tenga us inconvenientes, las ventajas prevalecen.
    Por un lado frente al almacenamiento local, es un dispositivo, sujeto a averías, robos o pérdidas frente a centros con miles de servers.
    El aspecto de seguridad al hackeo, pues, no creo que un PC particular sea más seguro al respecto, que por ejemplo GDrive, ADrive u OneDrive y naturalmente la portabilidad que permite acceder desde cualquier sitio y con cualquier dispositivos a tus datos, simplemente entrando en tu cuenta, frente a tener que llevar un CD/DVD, Pendrive o Disco Duro externo, donde además una sincronización entre diferentes equipos y en archivos colaborativos resulta imposible.