Review: Amazon Echo y Amazon Echo Dot, dos bolas mágicas con un sonido cautivador

Review: Amazon Echo y Amazon Echo Dot, dos bolas mágicas con un sonido cautivador

Amazon lo ha vuelto a hacer. Los nuevos altavoces Amazon Echo y Echo Dot han dado, en nuestra opinión, en el clavo. Estamos acostumbrados a la innovación estética en cada nuevo dispositivo que presenta y a una mejora técnica respecto a los modelos anteriores. Esta vez la mejora, sobre todo en sonido, es más que evidente. Vamos a analizar las claves de su nuevo producto en esta review.

Todo empieza, como siempre, con ese momento fascinante que supone abrir la caja. Esta vez nos encontramos con dos dispositivos sorprendentes, algo así como dos bolas mágicas de esas que aparecían en las películas de nuestra infancia. Uno de ellos se asoma más imponente, el Amazon Echo; otro, aparece como una simpática versión mini del anterior: el Amazon Echo Dot.

Desde el primer momento entran por los ojos. Con los nuevos altavoces inteligentes de Amazon dejamos de lado la forma de pastilla de hockey que presentaban las versiones anteriores y encontramos un producto redondo en su forma, y para nosotros, también en su contenido.

Home Mini y Home Max, los nuevos altavoces inteligentes de Google

Las miramos fijamente, las palpamos, casi las abrazamos. Estar frente a ellas nos hace pensar en esos videntes con sus bolas mágicas que prometen adivinar el futuro. Hay algo que nos hace sentirnos como Aladino cuando pide los deseos a su lámpara maravillosa. Pero la lámpara de Amazon se ha modernizado y se ha convertido en una bola cuya parte inferior se ilumina cuando hablamos con ella.

Y, lo que es más importante, el genio de la lámpara nos va a conceder más de tres deseos. Ahora nos asiste en nuestras necesidades más rutinarias, nos ayuda con la lista de la compra, pone nuestra música favorita o nos enciende la bombilla de la cocina. Antes de nada, hagamos las presentaciones. El genio de la lámpara vive ahora en la nube y se llama Alexa.

Imagen - Amazon Echo y Echo Dot: análisis, opinión y ficha técnica

Por su parte, el anillo de luz LED en la base del altavoz nos traslada cada vez que hablamos a la estética de una película de ciencia ficción en nuestro salón. Al preguntar cualquier cosa a Alexa, una luz verde y planetaria nos avisa de que está escuchando. La misma luz que surge cuando habla con nosotros.

Y antes de detallar las características de Amazon Echo y Amazon Echo Dot os avanzamos el aspecto que más nos ha gustado: el sonido. En estos tiempos de tanto estar en casa, el sonido envolvente nos traslada a una discoteca donde disfrutamos de la música que más nos gusta. Advirtamos un matiz, en este aspecto la diferencia entre los dos dispositivos es importante. El Echo Dot no alcanza un nivel tan alto en su sonido.

Amazon Echo, especificaciones

  1. Sonido: 1 woofer de neodimio 3 pulgadas, 2 tweeters de 0,8 pulgadas. Dolby Atmos. Entrada/salida sonido.
  2. Dimensiones: 144 x 144 x 133 mm.
  3. Peso: 970 gramos.
  4. Conectividad: WiFi ac A2DP, AVRCP..
  5. Asistente virtual: Alexa.
  6. Precio: 99,99 euros.
  7. Idiomas disponibles: Inglés, alemán, francés, italiano y español.

Compra: Amazon Echo (Amazon)

Amazon Echo Dot, especificaciones

  1. Sonido: Altavoz de 1,6 pulgadas. Salida de audio de 3,5 mm para uso con altavoces externos.
  2. Dimensiones: 100 mm x 100 mm x 89 mm.
  3. Peso: 328 gramos.
  4. Conectividad: WiFi ac A2DP, AVRCP.
  5. Asistente virtual: Alexa.
  6. Precio: 59,99 euros.
  7. Idiomas disponibles: Inglés, alemán, francés, italiano y español.

Compra: Amazon Echo Dot (Amazon)

Un diseño redondo

Imagen - Amazon Echo y Echo Dot: análisis, opinión y ficha técnica

Ya hemos comentado que nos ha sorprendido positivamente el nuevo diseño del Echo y del Echo Dot. En realidad, el formato de uno y otro es el mismo. La única diferencia, evidente, entre uno y otro es el tamaño, mucho más reducido en el Dot (100 x 100 x 89 mm) que en el hermano mayor (144x 144 x 133 mm).

Su forma esférica nos parece un gran acierto por parte de Amazon. Es cierto que dan la sensación de pesar más que modelos anteriores, pero no parece un aspecto fundamental. Estas bolas mágicas tienen la intención de convertirse en una presencia constante en nuestras habitaciones y de uso cotidiano. Y sería mentir si negamos que se integran perfectamente en cada rincón de nuestro hogar. Mucho mejor, en nuestra opinión, que sus antecesores.

Quizá podamos ponerle una objeción. Su nueva estructura nos exige disponer de un mayor espacio en casa e inevitablemente es mucho más difícil disimularlos. Vamos, si quieres tener un altavoz inteligente escondido, que no se haga notar demasiado, los nuevos Echo no son tu dispositivo.

Imagen - Amazon Echo y Echo Dot: análisis, opinión y ficha técnica

Los dos modelos cuentan con una tela en la parte superior que optimiza el sonido que surge de los altavoces y una inferior en plástico, que es donde surge el anillo de luz que nos indica la interacción con Alexa.

En este tiempo en el que el respeto por el medio ambiente ha dejado de ser una recomendación para convertirse en una responsabilidad, Amazon asegura que la malla que recubre nuestros Echo está fabricada con materiales 100% reciclados.

Coronando los dispositivos, cuatro botones nos sirven para manejar manualmente los altavoces Echo. La verdad es que nos habría gustado una estética diferente de dichos botones, que se distinguieran un poco mejor. A nuestro parecer, pasan desapercibidos y no es fácil acceder intuitivamente a ellos.

Imagen - Amazon Echo y Echo Dot: análisis, opinión y ficha técnica

En cualquier caso, resultan bastante útiles, sobre todo cuando queremos tapar los oídos a Alexa. Los botones nos permiten desconectar los micrófonos, bajar y subir el volumen y demandar la atención de nuestra asistente.

Respecto a los conectores, la parte de atrás del Echo tiene un cable de alimentación, ya que el altavoz no cuenta con batería y un conector de audio de 3,5 milímetros de entrada y salida. Su disposición es muy acertada para disimular los cables, que en un dispositivo inteligente de estas características es preferible que no estén a la vista.

El Echo Dot incluye también un conector de audio de 3,5 milímetros, pero en este caso limitado a la salida.

Imagen - Amazon Echo y Echo Dot: análisis, opinión y ficha técnica

Los dos altavoces Echo los podemos encontrar en tres colores: antracita, azul grisáceo o blanco. Todos muy elegantes y combinables con la casa. Pero a veces echamos de menos un poquito más de atrevimiento en alguna de las opciones por parte de Amazon. ¿Qué le costaría a Amazon poner un altavoz violeta o amarillo en el catálogo?

La caja incluye también un cable para conectar a la red. Es bastante largo, de más de un metro, lo que resulta bastante muy interesante si tenemos un espacio grande y queremos tenerlo en un lugar lejano al enchufe.

Alexa, el genio que nos responde desde la nube

Hablemos un poco del genio de la lámpara que se esconde en estas esferas. La verdadera estrella de los altavoces Echo: Alexa.

Pongámonos en antecedentes para los más despistados. Alexa es el asistente de voz de Amazon, es decir, el equivalente a Google Assistant de Google o Siri, de Apple. Todos ellos han venido a cambiarnos un poco la relación con nuestros dispositivos y, a veces, llegan a ser una compañía divertida. Te dejamos una serie de comandos de voz curiosos para Google Assistant y Alexa para que puedas echarte unas risas.

Pero centrémonos en nuestra Alexa, la integrada en los altavoces de Amazon. Veamos cómo va con los idiomas. En los Echo nuestra asistente está disponible en cinco idiomas (español, inglés, francés, alemán y japonés.

Ya querríamos nosotros dominar todas esas lenguas, pero, tratándose de un asistente virtual nos parece un poquito escaso, más aún en comparación con el número de lenguajes que hablan otros asistentes. Habrá que darle tiempo para que vaya aprendiendo más.

Imagen - Amazon Echo y Echo Dot: análisis, opinión y ficha técnica

La Alexa que surge de los Amazon Echo y los Echo Dot nos hace mucha compañía, que quede claro. Es un gusto charlar con ella un poco de todo. Quizá sea un prejuicio o la comparación con otros asistentes, pero la verdad es que nos parece que su tono sigue siendo muy robótico, lo que resta bastante calidez a la charla.

Ahora bien, no nos podemos quejar de su escucha. Pese a que sigue teniendo ciertos problemas de comprensión con las frases subordinadas, si le hacemos comentarios o preguntas específicos nos responde siempre afectuosa. Bueno, y no le falta ese divertido tono sarcástico que tanto nos gusta.

Nosotros hemos tenido el Echo y el Echo Dot en dos espacios diferentes, pero bastante próximos de la casa y la verdad es que nunca se han solapado ni confundido las respuestas. Podíamos comprobar cómo se activaba la luz LED de los dos dispositivos, es decir, Alexa nos estaba escuchando, pero solo respondía el que estuviera más próximo a nosotros.

Por supuesto, la utilidad de Alexa sigue estando más que demostrada. Sus posibilidades son enormes. El otoño es una estación de tiempo muy cambiante. Poder preguntar a Alexa qué tiempo hace antes de abrir el armario y escoger el jersey más fino o gordo, no tiene precio.

Como tampoco la tiene que nos resuelva al instante las más difíciles operaciones matemáticas o su ayuda para que no se nos olvide nada de la lista de la compra. Basta con decirle “Alexa, añade en la lista de la compra aceite” y, como por arte de magia, el aceite aparecerá en la lista de la compra de nuestra app Amazon Alexa.

Imagen - Amazon Echo y Echo Dot: análisis, opinión y ficha técnica

Y por supuesto, si la tenemos en el dormitorio sabe ser el mejor despertador. No funciona tampoco nada mal como temporizador que nos avisa cuando han pasado los minutos necesarios para que se haga nuestra comida en el horno.

Una instalación muy sencilla con la app Amazon Alexa

Un punto a favor de los Echo es que su instalación es extremadamente rápida y sencilla. Apenas tenemos que gastar unos minutos en lograr ponerlos en funcionamiento. Primero, basta con enchufar el cable que viene en la caja a la toma de corriente.

Después, si no la tenemos descargada, es hora de bajarnos la app de Amazon Alexa, en donde concluiremos la rápida instalación y pondremos en marcha todas las funciones de nuestros altavoces.

  1. Nos vamos al apartado Dispositivos.

Imagen - Amazon Echo y Echo Dot: análisis, opinión y ficha técnica

  1. Agregamos allí nuestro Echo o Echo Dot, elegimos la red WiFi, ponemos la contraseña y se conecta.
  2. En ese momento nos preguntará en qué habitación lo vamos a ubicar y lo seleccionamos.

Imagen - Amazon Echo y Echo Dot: análisis, opinión y ficha técnica

  1. Después podremos indicar la ubicación exacta en la que vamos a utilizar nuestro dispositivo
  2. Ya podemos empezar a pedirle rutinas, música, lo que queramos. Alexa se convierte en una más en nuestra casa.

Todo un equipo de sonido esférico

Hemos de confesar que este es uno de los apartados que más nos ha sorprendido. Y positivamente. El sonido del Amazon Echo inunda la habitación en la que lo ubicamos. Especialmente conseguidos son los tonos más graves, que suelen ser los más difíciles de matizar en este tipo de dispositivos.

Apostamos por Elvis Presley para comprobarlo y el rey del rock nos llena la estancia. Parece que lo tenemos cantando frente a nosotros, perfectamente maqueado con su tupé y sus movimientos de pelvis. Amazon Echo nos ayuda a vivir la música muy de cerca.

Y decimos solo Echo porque aquí es donde hemos encontrado la principal diferencia con el Echo Dot, en el sonido. El del Echo Dot nos parece mucho más metálico, menos profundo, más limitado en los matices. Ahora bien, si la música no es tu prioridad en estos altavoces inteligentes, Alexa nos contesta con un tono igual en los dos dispositivos.

Imagen - Amazon Echo y Echo Dot: análisis, opinión y ficha técnica

¿Y qué es lo que cambia entre uno y otro para que percibamos esta diferencia de sonido? El Amazon Echo cuenta con un woofer de neodimio de tres pulgadas y un par de tweeters de 0,8 pulgadas. En realidad, son las mismas características de la versión anterior, pero su configuración interna consigue un sonido Dolby más nítido y enriquecido.

Además, los altavoces inteligentes analizan y se adaptan, gracias a su tecnología "adaptative sound", a la estancia en la que los ubicamos, con lo que la acústica sale muy mejorada respecto a las versiones anteriores.

Los Amazon Echo incluyen el protocolo Zigbee

Si quieres conectar fácilmente todos los dispositivos inteligentes de tu casa, te va a resultar muy interesante que los Amazon Echo incluyan la tecnología Zigbee, que hasta hace poco solo estaba presente en altavoces de gama más alta, como los anteriores Echo Plus.

Gracias a este protocolo tecnológico, podremos controlar todos nuestros aparatos domóticos que sean compatibles sin necesidad de tener que bajarnos otra aplicación. Bombillas, sensores de humedad, aire acondicionado, persianas… Con los Echo podemos decir que nuestra casa se convertirá en un espacio completamente conectado e inteligente.

Unos altavoces inteligentes para disfrutar aún más de Alexa

Como os hemos ido contando en esta review, hemos quedado muy contentos con las posibilidades que nos ofrecen los nuevos altavoces de Amazon, sobre todo con los Echo. Ahora bien, es el momento de pensar si merece la pena comprarlos si ya tenemos versiones anteriores.

Como hemos indicado, el Amazon Echo tiene un precio de 99,99 euros y el Echo Dot de 59,99 euros. Y, en realidad, creemos que, sobre todo en el caso de los Echo, tenemos que valorar la importancia que le damos al sonido.

Imagen - Amazon Echo y Echo Dot: análisis, opinión y ficha técnica

Si nos pasamos los días escuchando música con los altavoces inteligentes, sí que te recomendamos que hagas un esfuerzo porque realmente lo vas a notar. Los Echo convierten tu casa en una pequeña discoteca llena de matices y funcionan como un magnífico equipo de sonido.

Si, por el contrario, ya tienes un altavoz inteligente y principalmente lo quieres como asistente personal, para que Alexa te ayude en tu día a día, probablemente la diferencia no sea tan grande como para volver a hacer una inversión.

Ahora bien, si no tienes un dispositivo de estas características creemos que es una opción excelente que te hagas con unos Echo. Nuevamente te diríamos que eligieses uno u otro en función de la importancia que le des al sonido.

Y para concluir, insistimos: las nuevas bolas mágicas de Amazon nos han sorprendido positivamente, especialmente por su diseño y su sonido. Estamos seguros de que tanto el Amazon Echo como el Echo Dot se van a convertir en protagonistas de muchos hogares por todo el mundo.

Puntos fuertes del Amazon Echo y Amazon Echo Dot en nuestra review

  1. Diseño esférico que se adapta perfectamente a los espacios.
  2. Magnífico sonido, especialmente en el Amazon Echo.
  3. Buena interacción con los dispositivos inteligentes.
  4. Alexa, una asistente atenta a nuestras necesidades.

Puntos débiles Amazon Echo y Amazon Echo Dot en nuestra review

  1. Botones superiores poco intuitivos.
  2. Si nuestra prioridad es la asistencia de Alexa no difieren demasiado de versiones anteriores.
  3. Voz metálica y poco natural de Alexa.
  4. Echamos de menos más idiomas.

Nuestra valoración

  1. Diseño: 10
  2. Comodidad: 8
  3. Sonido: 9
  4. Alexa: 8
  5. Precio: 7
  6. Puntuación global: 8,4

Compra: Amazon Echo (Amazon)

Compra: Amazon Echo Dot (Amazon)

Vodafone ofrece llamadas con Alexa en los Amazon Echo

En este artículo hay enlaces por los que recibimos una pequeña comisión por cada compra, pero esto no tiene coste extra alguno para ti. Esto no repercute en nuestras recomendaciones, que son siempre independientes y objetivas.
Sobre el autor
LinkedIn

Periodista. Nada me gusta más que contar historias y a eso me he dedicado en diferentes editoriales como Planeta o el Grupo Godó. Cada día, los avances tecnológicos me dejan con la boca abierta. Intento entenderlos para luego explicarlos en El Grupo Informático.

Ver Comentarios