Avast te espía y vende tus datos

Avast te espía y vende tus datos

Sofía Pacheco |

La dice el refrán: "lo barato sale caro". En este caso hablamos del antivirus gratuito más famoso del mundo, casi. En una filtración se ha descubierto que Avast espía y vende los datos de sus usuarios a otras empresas.

El tema de la publicidad en Internet y la venta de información con fines publicitarios es un tema que roza lo ilegal en cientos de casos y hoy se ha descubierto uno de tantos que aún andan en la sombra.

¿Es necesario un antivirus móvil?

Lo "gracioso" de este asunto es que se supone que, al tratarse de un antivirus, deberíamos sentirnos protegidos, pero lo que hemos recibido es todo lo contrario. Según Motherboard y PCMag, Avast estaría espiando y vendiendo los datos de más de 100 millones de usuarios en todo el mundo a Jumpshot.

Esta última empresa se trata de una subsidiaria de Avast, es decir, que forma parte de Avast, ya que esta la compró en el año 2013.

"Lo positivo" del asunto es que Avast tiene acceso a más de 430 millones de usuarios, pero de todos ellos, Jumpshot, solo tiene acceso a 100 millones. Esto se debe a que son los usuarios quienes deben aceptar el intercambio de datos, y afortunadamente no todos lo aceptan.

Siguiendo con el descubrimiento, se sabe que en los documentos que culpan a Avast se puede ver claramente como Jumpshot promociona la venta de la información a empresas de la talla de Google Microsoft, Pepsi, McKinsey, Home Depot, Sephora, Loreal, Keurig, Condé Nast, Yelp, Expedia, Intuit, etc.

La información tiene precio, pero nuestra privacidad parece que no

Imagen - Avast vende tu historial de navegación

La estrategia es la siguiente: Avast recoge los datos, ya que tiene acceso a más de 430 millones de dispositivos, estos datos se venden a Jumpshot para que sea ella quien se encargue de la distribución. Después, tras acuerdos millonarios, esa información caería en manos de empresas que ya hemos nombrado, y todo para crear anuncios personalizados en Internet.

Entre todos los datos vendidos se encuentran búsquedas en Google (con historial de ubicaciones incluido), perfiles de LinkedIn, historiales de reproducción de YouTube, número de clics, fechas y horas exactas de visitas a páginas porno, coordenadas de Google Maps, etc.

Toda la información que vende Jumpshot está relacionada con el conocido "All Click Feed", y esto consiste en una información de vital importancia para grandes empresas ya que aquí es donde se guarda cada clic, cada búsqueda, cada compra que se realiza, en definitiva, cada movimiento en Internet.

Avast se protege diciendo que cumple con la anonimización de los datos, es decir, que no saben a quién corresponde cada cosa. Pero si esos datos caen en manos de Google la desanonimación se rompe porque Google tiene completos perfiles de todos y cada uno de nosotros en sus bases de datos.

Avast hace uso de la privacidad diferencial, es decir, que guarda mucha información de todos los usuarios pero que "realmente" no sabe nada de todo ellos. Explicado de una forma muy simple.

En esta encrucijada también entra AVG, que es del mismo grupo que Avast. Tanto uno como otro realizan un espionaje casi exhaustivo de los millones de usuarios con los que cuentan.

Ahora solo queda recomendar la desactivación del servicio de Avast y AVG, o, mejor dicho, la desinstalación de la app en nuestros móviles y de los programas Avast y AVG en nuestros ordenadores.

Sea como fuere, se ha descubierto el negocio real que esconde la publicidad en Internet. Pero como ya hemos dicho al principio de este artículo, se trata de un caso entre otros de cientos que aún están por descubrir, y es que el hecho de que la publicidad online precisa de grandes cantidades de datos privados es un secreto a voces.

¿Es necesario un antivirus en Windows 10?

Vía: VICE

Ver Comentarios