Review: Samsung Galaxy Note 10+, no revoluciona pero sí evoluciona

Por Manuel Naranjo |

El Samsung Galaxy Note 10+, del que trata la presente review, es un terminal con un concepto y orientación que pretenden ser distintos a otros smartphones de gama alta del mercado.

Incluso cuando vemos el anuncio publicitario en televisión, la propia marca muestra que muchas de las capacidades de este Note 10+ van orientadas hacia utilizar el móvil como una especie de tablet profesional.

Samsung Galaxy Note 10+, ficha técnica

Las especificaciones, como no podía ser de otra manera, demuestran que estamos ante un smartphone de la gama más alta en todos los sentidos, incluso en su precio.

  1. Pantalla: Dynamic AMOLED Infinity O de 6,8 pulgadas con resolución WQHD+ (3.040 x 1.440 píxeles) y 498 ppp.
  2. Procesador: Exynos 9825 Octa-Core de 7 nm.
  3. Memoria RAM: 12 GB.
  4. Almacenamiento interno: 512 GB ampliables por microSD.
  5. Cámara trasera: 16 MP f/2.2, ultra gran angular 123º + 12 MP f/1.5-2.4 OIS, gran angular 77º + 12 MP telefoto f/2.1, angular 45º + sensor de profundidad VGA f/1.4, angular 72º.
  6. Cámara delantera: 10 MP AF f/2.2, angular 80º.
  7. Conectividad: 4G LTE, Bluetooth 5.0, WiFi 6 (ax) MIMO, NFC, A-GPS, Glonass , Galileo y BeiDou.
  8. Puertos y sensores: USB 3.1 Tipo C, sensor de huellas y sensor facial.
  9. Batería: 4.300 mAh con carga rápida a 45 W.
  10. Sistema operativo: Android 9 Pie + One UI.
  11. Precio: 1.200 euros aproximadamente.

Compra: Samsung Galaxy Note 10+ (Amazon)

Compra: Samsung Galaxy Note 10+ (PcComponentes)

Diseño continuista con toques modernos

Imagen - Review: Samsung Galaxy Note 10+, no revoluciona pero sí evoluciona

Nada más sacamos el Samsung Galaxy Note 10+ de la caja y lo sujetamos unos segundos, nos damos cuenta de que estamos ante un terminal de gran tamaño con unos marcos sumamente bien conseguidos y una calidad percibida extremadamente alta.

El diseño es conservador en sus formas, ya que recuerda mucho a los anteriores Galaxy Note, aunque con una evolución lo suficientemente llamativa como para dar la sensación de estar ante un móvil más moderno que otras generaciones.

El modelo Aura Glow, que nos han cedido desde la marca, tiene una parte trasera tipo espejo multicolor que le sienta realmente muy bien, con todo el borde del terminal metálico.

Imagen - Review: Samsung Galaxy Note 10+, no revoluciona pero sí evoluciona

Sabemos perfectamente que es un terminal grande, no en vano estamos ante 6,8 pulgadas de diagonal de pantalla, pero no tenemos sensación de ello cuando lo sujetamos en la mano, como sí ocurría en el OnePlus 7 Pro.

No deja de ser curiosa la sensación de estar ante un teléfono más compacto que lo que los números nos pueden contar. Además, el acabado de la trasera le otorga una sensación de espectacularidad de la que carecían los anteriores Note.

A todo esto, hay que sumarle que en el Samsung Galaxy Note 10+ contamos con la protección contra agua y polvo IP68.

No es demasiado habitual que los botones de control de volumen y encendido de un smartphone estén en el lado izquierdo como ocurre en este Samsung Galaxy Note 10+. Pensábamos que nos iba a costar más acostumbrarnos a esa posición, pero no ha sido así.

Imagen - Review: Samsung Galaxy Note 10+, no revoluciona pero sí evoluciona

El lado derecho lo tenemos desierto de cualquier botón o slot.

Imagen - Review: Samsung Galaxy Note 10+, no revoluciona pero sí evoluciona

Arriba es donde tenemos el slot para colocar la SIM y la microSD además del micrófono de cancelación de ruido y un altavoz.

Imagen - Review: Samsung Galaxy Note 10+, no revoluciona pero sí evoluciona

La parte de abajo está repleta de componentes: el micrófono de llamadas, el USB de Tipo C para cargar el terminal, un altavoz multimedia y el S-Pen, típico de la saga Note, del que hablaremos con más detenimiento un poco más adelante.

Imagen - Review: Samsung Galaxy Note 10+, no revoluciona pero sí evoluciona

En la parte delantera la gran protagonista es la enorme pantalla con un mini agujero, justo en el centro de la parte superior, donde alberga la cámara delantera.

Imagen - Review: Samsung Galaxy Note 10+, no revoluciona pero sí evoluciona

S Pen perfeccionado, Air Actions por perfeccionar

El lápiz táctil S Pen es la parte más diferenciadora del Note 10+ con respecto a su competencia.

En esta nueva versión el puntero nos ha parecido de una excelente precisión y sensibilidad en su funcionamiento.

Gracias al S Pen podemos escribir una nota, seleccionar una parte de la pantalla para escribir algo, dibujar gracias a la aplicación PENUP o crear mensajes animados.

Imagen - Review: Samsung Galaxy Note 10+, no revoluciona pero sí evoluciona

Con esta nueva versión de la familia Note, Samsung ha estrenado las Air Actions, que son funciones que podemos realizar mediante gestos con el S Pen sin necesidad de tocar la pantalla del dispositivo.

Review: Samsung Galaxy S10e, potencia y calidad en un tamaño compacto

Por ejemplo, pulsando el botón del S Pen activamos la aplicación de cámara (aunque se puede configurar para abrir la app que queramos).

Si dentro de la cámara movemos el S Pen de un lado a otro cambiamos entre los distintos modos, si lo subimos o bajamos alternamos entre la cámara delantera y trasera, si pulsamos dos veces seguidas en el botón del S Pen realizamos este mismo cambio de la cámara frontal a la cámara posterior y si dibujamos un círculo en el aire acercamos el zoom de la cámara.

Imagen - Review: Samsung Galaxy Note 10+, no revoluciona pero sí evoluciona

Estos gestos ya los probamos en la Samsung Galaxy Tab S6 y aquí repetimos la misma conclusión que nos suscitó en esa ocasión. Se necesita un periodo de adaptación, puesto que al principio algunos de los gestos no acaban de responder con la soltura deseada.

Después de un tiempo todos los gestos acaban respondiendo con más o menos soltura, pero no creemos que a la larga se utilicen demasiado, puesto que no resultan excesivamente naturales y la tasa de fallos aún sigue siendo bastante más elevada de lo que desearíamos.

La experiencia multimedia es sobresaliente

El Samsung Galaxy Note 10+, que nos ocupa en esta review, tiene una pantalla con una diagonal de 6,8 pulgadas, con resolución 3.040 x 1.440 píxeles en un panel Dynamic AMOLED Infinity O, que consigue una densidad de 498 píxeles por pulgada.

Es una pantalla que resulta una delicia aunque, como suele ser habitual en la marca y sus pantallas AMOLED, los colores están un poco saturados.

Aun así, es una maravilla de pantalla con un contraste y nitidez de un nivel muy alto, además de unos excelentes ángulos de visión.

Imagen - Review: Samsung Galaxy Note 10+, no revoluciona pero sí evoluciona

El brillo de la pantalla del Note 10+ no es malo, pero sí que esperábamos algo más, sobre todo en exteriores, mientras que si ponemos el brillo automático es algo lento a la hora en adaptarse a los cambios de luz ambiental.

Review: Galaxy A80, el primer móvil con cámara reversible de Samsung

Aprovechando que la pantalla es curva por sus lados, Samsung ha implementado algo que ya está presente desde hace algunas generaciones como es la Pantalla Edge. Consiste en una pestaña de accesos y funciones rápidas, que podemos configurar a nuestro gusto y que sale, por defecto, en el lado derecho de pantalla.

Para aprovechar aún más la curvatura de que la hablamos, el Note 10+ incorpora la iluminación Edge, una función que ejecuta ciertos efectos al llegar las notificaciones. Son configurables por el usuario, por ejemplo, cuando recibimos una llamada o si nos mandan un mensaje, entre otras opciones.

Esta iluminación Edge no nos ha parecido algo demasiado útil en el día a día, puesto que en contadas ocasiones nos sirve para darnos cuenta de las notificaciones.

Imagen - Review: Samsung Galaxy Note 10+, no revoluciona pero sí evoluciona

El sonido del Samsung Galaxy Note 10+ lo colocamos, sin la más mínima duda, en un sobresaliente. Tanto la calidad como profundidad están un gran nivel y el volumen es lo suficientemente alto como para poder utilizarlo como altavoz multimedia si se necesita.

La parte negativa es la ausencia de un conector jack de 3,5 mm, aunque en la caja tenemos unos auriculares para conectar al USB Tipo C del terminal, que nos han encantado, dado que nos otorgan una muy buena experiencia de sonido.

Rendimiento fino, mientras One UI se sigue afinando

Solo viendo los números principales de las especificaciones el Galaxy Note 10+ sabremos perfectamente por dónde se va a mover en este apartado del rendimiento:

  1. Samsung Exynos 9825 de 7 nm como procesador.
  2. 12 GB de memoria RAM.
  3. 512 GB de almacenamiento en la versión que nos han cedido.
  4. MaliG76 MP12 como GPU.

El rendimiento es realmente muy bueno, pudiendo con todo lo que le exijas al terminal.

Si realizas una multitarea intensiva o ejecutas juegos potentes, como Asphalt 9 o Fortnite, la experiencia de funcionamiento es excelente, con tiempos de carga muy rápidos y sin el más mínimo lag o parón.

Imagen - Review: Samsung Galaxy Note 10+, no revoluciona pero sí evoluciona

Algo que nos ha parecido curioso es el tema del calentamiento de la parte trasera del terminal. No estamos ante una temperatura excesiva (ni lo más mínimo) y ya sabemos que prácticamente todos los terminales se calientan cuando los forzamos, pero en el Galaxy Note 10+ ocurre antes de lo que esperábamos.

En el nuevo terminal de Samsung, Android 9 Pie está enmascarado por la capa de personalización One UI.

En líneas generales esta capa funciona bien, aunque sigue notándose en ciertos momentos algo pesada (mucho menos que la anterior TouchWiz) y con algún parón esporádico en las transiciones.

También tenemos alguna que otra aplicación preinstalada, pudiendo desinstalar algunas de ellas (la mayoría) si consideramos que no nos hacen falta.

Imagen - Review: Samsung Galaxy Note 10+, no revoluciona pero sí evoluciona

Dentro de aquellas aplicaciones preinstaladas que consideramos más útiles tenemos Samsung Pay, el sistema para pagar con el móvil de la marca surcoreana. Esta aplicación funciona realmente bien, por comodidad y facilidad de uso, siendo compatible con la inmensa mayoría de bancos y tarjetas del mercado.

Además, el Galaxy Note 10+ nos trae un apartado de Mantenimiento con herramientas para la limpieza de memoria, gestión de consumo, optimizador del terminal o protección malware.

Algo que nos parece una buena idea, y que cada vez incorporan más fabricantes, es la sección Salud digital. Este tipo de suites nos informan de los minutos que le hemos dedicado al smartphone en las últimas 24 horas, para intentar concienciarnos de reducir ese tiempo si es excesivo.

Además, podemos establecer un temporizador de uso de apps y activar automáticamente un tiempo de descanso.

Imagen - Review: Samsung Galaxy Note 10+, no revoluciona pero sí evoluciona

Un apartado donde su capacidad es irrefutable es en la conectividad, puesto que no le falta casi de nada. Estamos ante un terminal 4G LTE, con USB 3.1 Tipo C OTG, Bluetooth 5.0, WiFi 6 (ax) con MIMO dual band, NFC y compatibilidad con redes de satélites de posicionamiento GPS, Glonass, Galileo y BeiDou. Únicamente no contamos con radio FM.

Desbloqueo veloz y fiable

Para desbloquear el Note 10+ tenemos las dos posibilidades habituales en esta gama de dispositivos.

El sensor de huellas dactilares está situado bajo la pantalla en una zona un poco más elevada que lo que ocurre, por ejemplo, en el Samsung Galaxy S10, algo que nos ha parecido todo un acierto.

Es de tipo ultrasónico y su funcionamiento nos ha parecido satisfactorio, puesto que es veloz y con una tasa de fallos muy baja, además de desbloquear incluso cuando la pantalla está apagada.

Imagen - Review: Samsung Galaxy Note 10+, no revoluciona pero sí evoluciona

El sistema de reconocimiento facial, pese no ser de los más avanzados del mercado, se ha comportado bien. Tanto velocidad como la fiabilidad de desbloqueo han estado a buen nivel en todo momento.

No hemos tenido problemas por llevar gafas o algún tipo de complemento y en entornos con baja luz el desbloqueo también ha estado a un nivel aceptable, eso sí, siempre es conveniente tener un fondo de pantalla que sea más bien claro y proyecte suficiente luz.

La cámara nos resulta familiar

En el Samsung Galaxy Note 10+ tenemos cuatro sensores para la cámara trasera, cada uno con características diferentes:

  1. 16 megapíxeles con apertura focal 2.2, ultra gran angular y 123º.
  2. 12 megapíxeles con apertura variable f/1.5-2.4, OIS y 77º de campo.
  3. 12 megapíxeles telefoto con apertura focal 2.1, OIS, zoom óptico 2x y campo de 45 grados.
  4. Sensor de profundidad VGA con apertura f/1.4 y 72º.

Para los selfies se incluye un sensor frontal de 10 megapíxeles con apertura focal 2.2.

El resultado de las fotos es muy bueno en todas las situaciones, recordando mucho a los resultados obtenidos con el Samsung Galaxy S10+.

El tratamiento del color es muy bueno, con tendencia a sobresaturar los colores, algo que es habitual en los sensores que montan los dispositivos de Samsung.

Imagen - Review: Samsung Galaxy Note 10+, no revoluciona pero sí evoluciona

El rango dinámico es bueno y la nitidez también está a buen nivel, con un balance de blancos algo más justo, ya que tiende a amarillear ligeramente alguna que otra instantánea.

Si utilizamos el HDR no vamos a experimentar cambios notables y la mejora es sumamente ligera.

Cuando queremos hacer fotos con el efecto bokeh tenemos que recurrir a Enfoque Dinámico, uno de los modos de la aplicación de cámara.

Imagen - Review: Samsung Galaxy Note 10+, no revoluciona pero sí evoluciona

Este efecto desenfoque ha mejorado con respecto al Galaxy S10+, pero sigue siendo bastante agresivo y más si lo colocamos en su posición máxima.

El tratamiento de este tipo de fotos suele ser correcto, realizando bien el corte de la imagen principal con respecto a la parte a desenfocar, pero sigue siendo muy exigente con la distancia y colocación, incluso en ciertos momentos puede resultar algo molesto.

Imagen - Review: Samsung Galaxy Note 10+, no revoluciona pero sí evoluciona

Cuando hacemos fotos con poca luz o de noche la pérdida en nitidez es la normal, pero no tanta como ocurre en otros terminales. De todas formas es sumamente aconsejable usar el Modo Noche para conseguir que nuestras instantáneas en este tipo de situaciones sean mucho mejores.

Imagen - Review: Samsung Galaxy Note 10+, no revoluciona pero sí evoluciona

La app de cámara de Samsung va mejorando poco a poco con cada actualización, pero lo que la marca aún no ha conseguido es que vaya un poco más fluida, puesto que tiene momentos en los que se nota que “piensa demasiado”.

En cuanto a la grabación de vídeo, hemos de comentar que nos ha gustado bastante, pudiendo grabar 4K y 30 fps.

Imagen - Review: Samsung Galaxy Note 10+, no revoluciona pero sí evoluciona

Los colores están un poco sobresaturados, pero tanto nitidez como contraste se sitúan en un nivel más que óptimo.

Algo que debemos tener activo siempre es la estabilización de vídeo, ya que se consiguen unos resultados muchísimo mejores que sin ella, disponiendo incluso de un modo de estabilización agresiva que nosotros consideramos excesivo, puesto que da un toque poco natural a los vídeos.

Las fotos de la cámara frontal nos parecen un tanto inconsistentes, puesto que dependen mucho de la situación en la que nos encontremos.

Cuando la luz es buena tanto nitidez como colores están a un nivel bastante bueno, pero en cuanto nos vamos a interiores notamos que los colores se vuelven demasiado pálidos y eso empeora la foto.

El modo retrato suele funcionar de manera correcta, pero es sumamente exigente con la posición de la cara. Es decir, si no nos colocamos de frente a la cámara no funcionará, puesto que no detecta el rostro.

Imagen - Review: Samsung Galaxy Note 10+, no revoluciona pero sí evoluciona

Una vez detectada la cara, el recorte y el desenfoque son bastantes adecuados, con un tratamiento del color que nos ha gustado.

Autonomía más bien justa

La batería del Samsung Galaxy Note 10+ es de 4.300 mAh, con una autonomía que nos ha parecido un poco justa.

En un uso normal la jornada está asegurada y cuando nos ponemos en modo intensivo también llegaremos al final del día con carga, pero muy justos, pudiendo ocurrir que algún día en concreto tengamos que cargarlo antes.

Imagen - Review: Samsung Galaxy Note 10+, no revoluciona pero sí evoluciona

Menos mal que tenemos carga rápida, con la que podremos cargar en 30 minutos un 50% de batería aproximadamente, cargando de 0 a 100% en tan solo 1 hora y 20 minutos.

Compra: Samsung Galaxy Note 10+ (Amazon)

Compra: Samsung Galaxy Note 10+ (PcComponentes)

Lo que ha demostrado nuestra review es que el Samsung Galaxy Note 10+ se ha ganado de sobra su denominación de buque insignia de Samsung (con permiso del S10+), puesto que es un terminal con todo lo que se espera de la gama alta más alta.

Ahora es el momento de realizar un pequeño resumen de todo lo que hemos comentado del Samsung Galaxy Note 10+, y no hay mejor forma de hacerlo que enumerando lo mejor y lo mejorable de este smartphone de la marca surcoreana.

Puntos fuertes del Samsung Galaxy Note 10+ en nuestra review

  1. El acabado estilo cristal ahora le otorga un toque más moderno.
  2. La pantalla es simplemente sublime.
  3. El sonido es realmente bueno.
  4. El S Pen es algo a lo que te acostumbras fácil y luego, si no lo tienes, lo echas en falta.

Puntos débiles del Samsung Galaxy Note 10+ en nuestra review

  1. La batería resulta justa.
  2. One UI sigue siendo mejorable.
  3. La cámara frontal es algo inestable.

Nuestra valoración

  1. Diseño: 9
  2. Pantalla: 10
  3. Hardware: 9,5
  4. Autonomía: 7
  5. Software: 8
  6. Precio: 7
  7. Puntuación global: 8.4

Imagen - Review: Samsung Galaxy Note 10+, no revoluciona pero sí evoluciona

Comentarios

Deja tu opinión o comentario. También puedes preguntar cualquier duda en el foro.