¿902 es gratuito?

Por Manuel Naranjo |

Aunque ya muchos de nosotros tenemos contratadas con nuestro operador tarifas de llamadas ilimitadas, en estas tarifas no entran todo tipo de números. Los números 902 son unos de los que no entran ya que tienen un coste, del que te vamos a hablar ahora mismo.

Estos números 902 están cada vez más extendidos en las empresas como forma para contactar con los servicios de atención al cliente, aunque desde el Tribunal de Justicia Europeo se declaró esta práctica como ilegal.

Y este problema se multiplica porque este tipo de numeración se está utilizando incluso para lugares donde su uso se hace al menos cuestionable éticamente, como pueden ser servicios médicos u hospitales.

Cómo eliminar mi número de teléfono de Facebook

Plan Nacional de Numeración

En España existe el Plan Nacional de Numeración del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo donde se especifica cuáles son aquellos números de tarifación especial.

Existen dos números que no entran en ninguna tarifa de las operadoras de telefonía, que son el 901 y 902.

La diferencia entre ambos es muy simple. Mientras que en el 901 el usuario paga la mitad del coste de la llamada en el caso del 902, quién paga íntegramente dicha llamada es quien la realiza, por lo que el coste es bastante mayor que en el caso de un 901.

Una llamada de 5 minutos desde un fijo de Movistar cuesta 0,56 euros, pero si lo hacemos desde un móvil el coste se dispara a 2,82 euros.

7 operadores son investigados por abusos en los números 902

Las tretas de los 902

Sabiendo que estos números son caros y que el coste íntegro es para el usuario, son varias las empresas que se sirven de ciertas tretas para conseguir que el usuario pague más, como pueden ser:

  1. Locuciones automáticas de presentación con una duración excesiva.
  2. Contestadores automáticos con opciones de marcación poco claras, forzando al usuario al error y así manteniéndolo en línea más tiempo.
  3. Locuciones y contestadores automáticos que al final prometen pasar con un operador y en ese momento la llamada se corta, viéndose forzado el usuario a tener que llamar nuevamente al 902.
  4. Después de varios minutos al final la llamada nos emplaza a llamar a otro 902 para resolver nuestro problema.

Por todo ello el Tribunal Europeo de Justicia declaró ilegales este tipo de números para servicios de atención al cliente de todo tipo, porque el tribunal consideró que estos recargos y algunas de las formas de actuar de estos números, no son compatibles con la directiva europea de derechos al consumidor, que fue aprobada por el Parlamento Europeo en el año 2011.

El problema viene cuando esta sentencia no indica en ninguna parte que las empresas no puedan tener números 902 para atender a sus clientes, sino que solo dice que deben tener un número de teléfono de tarificación básica para tal fin. Por lo que ambas soluciones pueden coexistir.

Esto hace que las empresas, por ejemplo, cuando vamos a una web para ver el teléfono de atención al cliente pongan el 902 completamente visible y lo más centrado posible, mientras que el número de tarifa básica está escondido de tal manera que es extremadamente complicado poder verlo o simplemente ni aparece.

¿Qué son los números 118?

No llamemos a los 902

Sabiendo que por ley están obligados a tener un número de tarifación básica, nunca debemos llamar a un 902 ya que lo notaremos en de manera definitiva en nuestro bolsillo.

Las opciones que tenemos para no llamar a este tipo de números son las siguientes:

  1. Buscar y rebuscar en la web de la empresa: debemos buscar dentro del apartado de atención al cliente de la web de la empresa el número de tarifación básica, aunque en muchos casos nos lleve unos cuantos minutos encontrarlo. En ocasiones ni aparece.
  2. Webs de ayuda: podemos optar por webs donde nos ayudarán a conseguir los números básicos de bastantes empresas como son nomas990.org, telefono902.com o equivalente902.com. Además de los números que ponen los propios webmaster, todas tiene un carácter colaborativo para que otros usuarios comparta aquellos números que han probado y funcionan para no tener que llamar al 902.
  3. Contactar con la propia empresa: la última forma es escribir a la propia empresa exigiendoles que nos comunique su número básico ya que por ley están obligados a proporcionar dicha información.

Ahora que sabemos que los 902 no son gratuitos pero que tenemos opciones para evitarlos, es el momento de no volver a perder dinero llamando a este tipo de números.

No más 900, encuentra alternativas a los números de pago

Comentarios