11 cosas que hacíamos en Messenger (antes de tener Facebook y WhatsApp)

11 cosas que hacíamos en Messenger (antes de tener Facebook y WhatsApp)

El MSN Messenger ya suena a antiguo. Hace una década, era un canal de comunicación tan imprescindible como lo es hoy WhatsApp. Nos pasábamos horas chateando con los amigos a través del ordenador, utilizando esta herramienta que tenía sus propios códigos, usos y costumbres. Vamos a recordar qué manías teníamos como usuarios del programa Messenger.

Imagen - 11 cosas que hacíamos en Messenger (antes de tener Facebook y WhatsApp)

Siempre estábamos ocupados

Además del nick y la frasecita del estado, el icono de Messenger indicaba si el usuario estaba conectado, desconectado, ausente, ocupado o no disponible. Con el tiempo, las actualizaciones dieron lugar a que pudiéramos iniciar con una conversación con un amigo mientras nuestro icono aparecía como desconectado.

"Es que no quiero que tal persona sepa que estoy conectado o se me ponga a hablar", era la excusa para tal acto de cobardía. Un poco como el temor al doble check y la última hora de conexión de Whatsapp.

Quedarse mirando al lapiz que escribía y borraba

En los chats, cuando nuestro amigo nos escribía, aparecía un lápiz que simulaba que escribía al lado de su nombre. A veces, el lápiz se movía más rápido como tachando lo escrito sobre un papel.

Así nos pasábamos la tarde, mosqueados si nuestro interlocutor no hacía más que borrar, ya que significaba que estaba midiendo sus palabras. Tampoco nos gustaba cuando tras un largo rato dándole al lapicero, luego su respuesta era un simple "sí", "ya", "mañana"...

El amor a la Comic Sans

Quien diga que no usaba la fuente Comic Sans en el Messenger, miente. Todos caímos. Daba un toque joven a las letras del ordenador, quedaba chula y se podía poner del color que quisiéramos. Quizás de su abuso viene que hoy sea muy detestada.

Imagen - 11 cosas que hacíamos en Messenger (antes de tener Facebook y WhatsApp)

El molesto sonidito de notificación

"Tirori". Está grabado en nuestros cerebros. Los usuarios de Messenger rara vez quitábamos el sonido a los avisos por temor a perdernos una conversación, sobre todo de la persona que nos gustaba, no fuera a ser que perdiéramos la oportunidad de hablar con ella cinco minutos ese día.

Con el tiempo, a Messenger se le ocurrió introducir los zumbidos, una especie de alarma molesta que parecía que movía todo el ordenador. Se usaba en caso de que no contestase nuestro amigo y fuese algo urgente/importante. Aunque también se usaba para molestar.

Dejar el ordenador encendido durante horas

No eran pocos los usuarios de Messenger que lo primero que hacían en el día era encender el ordenador y, lo último antes de acostarse, apagarlo. Incluso, había quien se iba fuera de casa y lo dejaba encendido durante horas para no perder ninguno de los mensajes que pudieran enviarle sus contactos.

Además, solíamos concretar una hora para conectarnos, algo que había que respetar o avisar, ya que nuestro interlocutor podría quedarse esperando durante horas sin moverse del sitio. Por la noche, la situación era más preocupante, porque cogimos la costumbre de trasnochar, acostarnos "a las tantas" por seguir charlando. Si al día siguiente no había que madrugar, era algo natural estar hasta las 4 o 5 de la mañana chateando.

Obsesión por los emoticonos

Con el Messenger, muchos descubrimos el poder de los emoticonos... y comenzamos a abusar de ellos. Era rara la frase que no contenía una cara sonriente, triste, de enfado, un corazón, logos varios... Cuando pasaron a tener movimiento, ya fue la locura: explosiones, movimiento heavy de cabeza, abrazos, negaciones...

Imagen - 11 cosas que hacíamos en Messenger (antes de tener Facebook y WhatsApp)
Además, no había límite: se podían descargar cientos y miles de emoticonos para usar en nuestras conversaciones. Al final, se tardaba tiempo en encontrar el icono perfecto para cada ocasión.

Nicks y estados variopintos

Los usuarios de Messenger podían acompañar a su nombre o nick de una frase de estado, que se podía personalizar con colores y símbolos. Fragmentos de letras de canciones eran lo más socorrido para las chicas, aunque las indirectas a otros usuarios eran también algo básico, del estilo: "cómprate una vida y deja la mía en paz".

Con el tiempo, cogimos la costumbre de indicar "toke y vengo", para que nuestros amigos nos diesen un toque al móvil para así dejar de hacer cualquier cosa que estuviésemos haciendo e ir a hablar por el ordenador.

También se usaba "estoy comiendo", aunque a veces nos olvidábamos de cambiar el estado y parecía que estábamos de boda, comiendo durante cinco horas. Así, a la hora de buscar a un amigo en la lista de contactos para chatear, era habitual perderse entre largas frases y dibujitos hasta que dábamos con el nombre del amigo en cuestión.

Imagen - 11 cosas que hacíamos en Messenger (antes de tener Facebook y WhatsApp)

Fotos cursis

Hubo una época en que se pusieron de moda las diablesas con corazones, los ositos con corazones, los corazones con mensajes en su interior, fotos de animales tiernos sacadas de Internet... Para la foto del avatar todo valía si era cursi.

También estaba la opción de recortar nuestra cara de alguna foto (cuando todavía las cámaras digitales no estaban muy de moda y se usaba el escáner) y usarla. Los mensajes reivindicativos también eran populares, así como usar el lazo negro o la bandera de algún sitio si había habido una catástrofe.

Hablar, discutir y quedar

Al igual que con el WhatsApp, el programa Messenger era una puerta abierta a conversaciones de todo tipo, desde tonterías a discusiones serias. "Con el Messenger no pillas el tono de voz", solíamos decir si la conversación había desencadenado en un enfado por un malentendido. Muchas bromas acabaron en bronca precisamente por estos malentendidos. Aunque enviando un emoticono de corazón y abrazo la cosa solía suavizarse.

Exhibir nuestra vida

Pero lo que de verdad comenzó con Messenger es la necesidad de compartir con nuestros contactos absolutamente todo, desde que estábamos de vacaciones con una bonita foto hasta que habíamos cortado con nuestra pareja con una frase en el estado que mostrara nuestra depresión.

Eliminado/bloqueado

Y podíamos mostrar el mayor desprecio por alguien eliminándolo del Messenger. Menos mal que estaba la opción de bloquear, porque era muy duro que alguien te eliminase, más que si te borran hoy en día del Facebook.

Sobre el autor

Redactor en El Grupo Informático. Periodista de 30 años interesado en herramientas TIC, utilidades web, avances tecnológicos y las nuevas tecnologías en general.

Ver Comentarios