Xe, las gráficas para gamers con las que Intel quiere retar a Nvidia y AMD

Xe, las gráficas para gamers con las que Intel quiere retar a Nvidia y AMD

Miguel Regueira |

Las gráficas integradas de Intel llevan décadas ofreciendo un pobre rendimiento en los videojuegos, pero las nuevas Intel Xe de 2021 serán tarjetas gráficas dedicadas para gaming, que buscarán romper el duopolio de Nvidia y AMD.

Bajo el nombre de Xe-HPG llegarán los primeros modelos de elevada potencia para los gamers. Sabemos que montarán memoria GDDR6 y que soportarán ray tracing, un sistema de iluminación avanzado que emula el funcionamiento de los rayos de luz en la realidad.

Hablamos de tarjetas independientes, que se conectarán a una ranura PCIe en los equipos de sobremesa, e imaginamos que también tendrán una versión más compacta destinada a los portátiles gaming.

La situación de Intel es la peor en muchos años, se ha quedado atrás frente a los procesadores de AMD, y no parece que pueda volver al liderazgo a corto plazo. Lograr hacerse un hueco en las gráficas gaming con Xe-HPG sería una noticia muy positiva.

¿A qué podemos jugar con una tarjeta gráfica integrada?

Sin embargo, el reto no es sencillo, pues Nvidia y AMD tienen décadas de experiencia en el segmento, y esta última además fabrica la gráfica de PlayStation 5 y Xbox Series X.

Aunque las gráficas dedicadas para gaming son la gran novedad, en realidad Intel Xe ofrecerá más opciones, adaptando su arquitectura general a cuatro escenarios diferentes. Xe-LP sería la más sencilla, gráficas integradas para portátiles, que prometen potencia suficiente para mover juegos como PUBG en FullHD con un consumo reducido de solo 15 W.

Además, Xe-HP será la versión para los servidores que hacen funcionar Internet, mientras que Xe-HPC se destinaría a los PCs profesionales para creadores, ya sea edición de vídeo, diseño 3D u otras tareas con altos requisitos visuales.

La información sobre la apuesta de Intel en el gaming resulta escasa, e imaginamos que cuando se acerque 2021 entrará en más detalle.

Al final, el gaming no exige solo potencia, sino un precio competitivo respecto a los modelos de la competencia, y lograr que los estudios de videojuegos optimicen sus títulos, así que los retos de Intel son muchos.

Tras la mala noticia para la empresa de que Apple abandona Intel en favor de ARM parece que ahora trabaja en nuevos segmentos, y las tarjetas gaming dedicadas de Intel pueden aumentar la competencia y beneficiar a los usuarios finales.

Comparativa: PlayStation 5 vs Xbox Series X, ¿cuál es más potente?

Ver Comentarios