Review: Fitbit Blaze, un paso hacia los wearables

Por Pedro Delgado |

Fitbit lanza un wearable que no es ni una pulsera ni un smartwatch. Se trata del Fitbit Blaze, un dispositivo que se queda en el camino y que ofrece unas prestaciones muy interesantes para un gran público.

Una propuesta diferente que nos acerca al terreno de los wearables pero que no llega a ser tan funcional, y tan dependiente del móvil, como un reloj inteligente. El Fitbit Blaze es un accesorio fitness que no depende de nuestro móvil pero que además cuenta con un diseño bastante elegante.

A continuación, analizamos en una review del Fitbit Blaze, el ultimo wearable de la compañía.

Diseño con estilo

Las intenciones de Fitbit con este dispositivo se ven claramente en el diseño. Es un dispositivo con un aspecto para todos y que cuenta con correas intercambiables. Con esto podemos transformar prácticamente el reloj para cada ocasión.

El Fitbit Blaze dispone de un diseño octogonal y metálico en los bordes. Dentro se incluye el chip del reloj de plástico y en color negro en todo momento. Por supuesto, el reloj lo podemos extraer del chasis, y necesitaremos sacarlo para poder cargarlo.

Imagen - Review: Fitbit Blaze, un paso hacia los wearables

Además de esto, las correas son intercambiables, pudiendo quedarse con la clásica o pasar a una de cuero o metal, lo que eleva bastante el precio total del accesorio fitness. En cualquier caso, es un detalle a tener en cuenta ya que en un primer momento los wearables no tenían nada de estilo.

Imagen - Review: Fitbit Blaze, un paso hacia los wearables

También tenemos la posibilidad de comprarlo en tres tamaños (pequeño, grande o XL) que varían en realidad el tamaño de la correa y lo adaptan así a todos los públicos. Su peso en todo caso es realmente ligero, no llegando a 50 gramos. Con esto queremos decir que tanto el reloj como las correas nos permiten llevarlo en todo momento, siendo muy cómodo.

Imagen - Review: Fitbit Blaze, un paso hacia los wearables

Por otro lado, el Fitbit Blaze cuenta con tres botones. En el lado izquierdo funciona como “atrás” mientras que los dos del lado derecho dependen de la función que estemos usando. Eso sí, no olvidemos que la pantalla es táctil, por lo que prácticamente prescindimos de los botones de los lados derechos.

Por último, el Fitbit Blaze es resistente al agua, aunque con ciertas limitaciones. En realidad, es resistente al sudor, la lluvia y las salpicaduras, y es recomendable quitárnoslo para la ducha. De todas formas, si no queremos estropearlo lo mejor es solo dejárnoslo para deporte y lluvia, y nada de llevárselo a la playa o ducharnos con él.

Pantalla adecuada

La pantalla del Fitbit Blaze no es la de un smartwatch actual pero tampoco nos hará falta tanta pantalla. Alcanza las 1,25 pulgadas en un panel rectangular OLED y en color. Como decimos, también es táctil y funciona bastante bien en este sentido.

Evidentemente la pantalla se apaga automáticamente y se enciende automáticamente cada vez que giramos la muñeca, como todo smartwatch.

Imagen - Review: Fitbit Blaze, un paso hacia los wearables

La calidad de la pantalla es justita, pero para el uso de un accesorio como el Fitbit Blaze es suficiente. Recordemos que finalmente es un reloj fitness y no contaremos con todas las funcionalidades de un Android Wear, por ejemplo.

Asimismo, tenemos la posibilidad de configurar el aspecto de la pantalla. Es decir, el reloj que mostrara. Actualmente contamos con 4 diferentes aspectos, algo limitado, pero realmente seguro que alguno encaje con nuestro estilo.

Sobre el consumo de la pantalla hablaremos más adelante.

Accesorio fitness en toda regla

El reloj Fitbit Blaze realmente es un accesorio fitness. No estamos hablando de un smartwatch, aunque tenga todo el aspecto. Así, contamos con muchas de las funcionalidades que nos ofrecen las pulseras de Fitbit, pero en una pantalla más grande.

El Fitbit Blaze es capar de contar el número de pasos, medir el pulso, la distancia caminada, las calorías quemadas, las plantas subidas, los minutos de actividad, el ejercicio que hacemos y el sueño.

Imagen - Review: Fitbit Blaze, un paso hacia los wearables

Para todo esto cuenta con un potente software interno, así como un acelerómetro de tres ejes que controla nuestro movimiento. No cuenta con GPS, algo que se echa en falta para las sesiones deportivas, por ejemplo.

Desde la app de Fitbit podemos ver los pasos diarios, el pulso registrado en todo momento, la distancia que recordemos al día, las calorías estimadas que quedamos, el número de plantas que subimos, los ejercicios que hacemos (se registran de forma manual o automática), el sueño (las veces que estamos inquietos o nos despertamos también), podemos iniciar un plan alimentario o registrar el agua que bebemos.

También desde la app de Fitbit podemos establecer objetivos y ver datos muy precisos, algo que puede actualizarse con las diferentes actualizaciones de la app.

Además, desde el propio reloj tenemos un resumen de todo en la pantalla “Hoy”, un acceso a “Ejercicio” para iniciar cualquier tipo de ejercicio, acceso a “FitStar” desde donde tenemos un entrenador personal directamente en reloj (calentamiento, entrenamiento de 7 minutos, 10 minutos de abdominales de momento), un temporizador y alarmas (configurables para que vibre el reloj y nos despierte).

Imagen - Review: Fitbit Blaze, un paso hacia los wearables

El registro de actividades hace uso del acelerómetro del propio reloj, aunque también añade datos más precisos si llevamos el móvil con el GPS encendido. Las sesiones de actividad pueden ser registradas automáticamente por el reloj, aunque podemos añadirlas nosotros. Por otro lado, la medición del ritmo cardiaco siempre está activa, aunque no estemos en una actividad.

Hasta aquí toda la parte fitness funciona realmente bien. La precisión de los datos es bastante correcta, aunque a veces pueda señalar que andamos más o durmamos más de la realidad, pero casi acierta al 100%.

Imagen - Review: Fitbit Blaze, un paso hacia los wearables

Por otro lado, tenemos algunas uniones adicionales que nos recuerdan a los smartwatches. El Fitbit Blaze dispone de notificaciones. Eso sí, solo de las llamadas entrantes, mensajes SMS y el calendario. En la pantalla, además de una vibración, mostrará estas notificaciones.

La función está bien pensada, pero tiene algunos detalles que fallan. Para empezar, nos limitamos a estas tres notificaciones y, por otro lado, no se eliminan automáticamente de la pantalla, aunque las leamos en el móvil.

También tenemos una función de control del reproductor de música desde el reloj. Lamentablemente solo funciona con determinados smartphones compatibles, y como hemos comprobado, son muy pocos, por lo que no hemos tenido oportunidad de aprovechar la función.

Por último, echamos en falta funciones de control de la cámara y de otras apps (mapas, asistente por voz), o funciones que incorporan otras pulseras de Fitbit que el Blaze de momento no lleva, por lo que no es su producto completo.

Autonomía sorprendente

Uno de los puntos que más nos ha sorprendido del Fitbit Blaze es la autonomía. La compañía promete hasta 5 días, pero por lo general está superando dicha autonomía hasta 6 o 7 días. En todo caso no hablamos de 2 días como en los relojes inteligentes. Claro que dispone de menos funciones, pero a veces es preferible a tener que cargar un reloj cada día.

Sobre el proceso de carga, necesitamos el cargador propietario de Fitbit, y que es diferente para cada producto. Este se conecta al reloj en sí, que tendremos que desprenderlo de la correa, y luego mediante USB a un cargador u ordenador con puerto USB.

Fitbit Blaze, un paso hacia los wearables

El mercado de los wearables no está definido del todo por mucho que parezca. Los smartwatches actuales suelen tener problemas de autonomía, de diseño o de precio. Fitbit no se ha lanzado a este mercado como tal si no que ha presentado una propuesta diferente, el Fitbit Blaze.

Imagen - Review: Fitbit Blaze, un paso hacia los wearables

Fitbit Blaze destaca para nosotros en autonomía y diseño, así como en simpleza. No da todo el potencial de un Android Wear, pero probablemente todavía no estemos preparados para ello y dependemos del móvil. Y es que este reloj no depende del móvil, sino que es un complemento fitness.

El Blaze ofrece un diseño bastante elegante, aunque con ciertos puntos que le hacen perder puntos como el precio o falta de ciertas funcionalidades que desearíamos.

Los puntos fuertes del Fitbit Blaze son los siguientes:

- Funciones fitness de serie

- Registro continuo del ritmo cardíaco

- Autonomía sorprendente

- Correas intercambiables

Los puntos débiles del Fitbit Blaze son los siguientes:

- Falta de funciones como más notificaciones

- Precio elevado

Imagen - Review: Fitbit Blaze, un paso hacia los wearables

Compra: Fitbit Blaze (Amazon) o Fitbit Blaze (eBay)

Comentarios

Deja tu opinión o comentario. También puedes preguntar cualquier duda en el foro.