11 consejos para alargar la vida útil del teléfono móvil

11 consejos para alargar la vida útil del teléfono móvil

Puedes poner en marcha una serie de tips o consejos para intentar alargar la vida útil de tu smartphone con el objetivo de que te dure más tiempo, así no tendrás que estar preocupándote de comprar uno nuevo si en tus planes no está renovar tu actual teléfono por uno nuevo.

La obsolescencia programada es algo que siempre sobrevuela en este tipo de dispositivos y es que llega un momento en el que los móviles dejan de funcionar por cualquier motivo, pero para intentar reducir la llegada de ese momento, hay algunos tips interesantes que puedes seguir.

De lo que se trata al final es alargar el tiempo que estamos con un teléfono mediante distintas prácticas, de modo que no sometemos a nuestro teléfono a grandes cargas o esfuerzos, y mantenemos un dispositivo en buenas condiciones durante mucho más tiempo.

Cuida la batería

Uno de los elementos que más debes cuidar de un teléfono es su batería, que normalmente es el componente que más se desgasta del teléfono. Es preferible hacer ciclos de carga corto que muy largo, es decir, es mejor carga de 5-10 minutos que de un par de horas.

Lo ideal es, además, mantener la batería entre un 20-30 % y un 80-85 % siempre, aunque no siempre es posible estar entre esas cifras ya que en muchas ocasiones no tenemos un enchufe cerca para carga el móvil. Si logras mantener la batería en esas cifras, seguro que te durará más.

Es probable también que en algún momento te despistes y cargues la batería al 100 %, que el teléfono siga cargando después del 100 % o que se agote completamente hasta tal punto que se apague el teléfono, no es demasiado bueno que repitas esta práctica con frecuencia porque estás sometiendo a la batería a un sobreesfuerzo. Eso sí, sí que es bueno calibrar la batería de vez en cuando.

Evita temperaturas extremas

Las temperaturas extremas también afectan negativamente a un móvil, así que evítalas en la medida de los posible en ambos casos. Es decir, evita altas temperaturas, pero también las más bajas, una temperatura más o menos estable es lo mejor para que tu teléfono funcione bien.

Someterlo a temperaturas muy altas o bajas pueden influir en el funcionar y acortar la vida útil, así que mejor evítalas. No pasa nada porque esto te pase en algún momento, pero no lo mantengas en el tiempo muy seguido porque ahí sí podrías sufrir problemas.

Protege el exterior del móvil

No solo a nivel interno, también debes proteger tu móvil a nivel externo para alargar su vida útil, así que en este caso ponerle una buena funda y un protector de pantalla te servirá para evitar que una caída pueda estropearlo y que ya no funcione nunca más en el peor de los casos.

No todas las caídas hacen que un móvil se rompa, pero para evitar que este tipo de incidentes afecten le afecten lo más mínimo, la mejor opción es protegerlo exteriormente con lo que comentamos, así estarás más seguro porque en algún momento, aunque no quieras, se te caerá.

Actualiza tu móvil

Cuando haya una actualización del sistema disponible, no dudes en instalarla, así tu móvil no quedará desfasado y siempre estará a la última en novedades y en mejoras y correcciones para que pueda funcionar siempre de forma correcta y sin ningún tipo de problemas.

Lo cierto es que, aunque actualizarlo dependa exclusivamente del usuario, no siempre habrá disponibles actualizaciones, llegará un momento en el que fabricante deje de ofrecer soporte y tu móvil quede “desfasado”, pero mientras estén disponibles, instálalas.

Evita la humedad y el agua

Al igual que debes evitar condiciones de bajas y altas temperaturas para alargar la vida útil de tu teléfono, la humedad y el agua también son aspectos que un móvil no lleva nada bien, especialmente el agua, aunque ofrezcan certificación IP de resistencia al agua.

Ese tipo de certificaciones no son infalibles, así que aunque tu móvil sea resistente al agua, lo mejor es que no los metas en agua, no importa si se mojan levemente, por ejemplo, con el agua de lluvia o de algunas salpicaduras, pero evita exponerlo a este tipo de situaciones.

Usa accesorios originales

Aunque tengan un precio más elevado, cuando algún accesorio del móvil se rompe, lo recomendable es usar accesorios originales y evitar los compatibles porque, aunque funcionan en la mayoría de las ocasiones, a la larga pueden ocasionar más problemas que beneficios.

Un buen ejemplo estaría en el tema de los cargadores, por ejemplo, el de los iPhone, es preferible comprar el original o que al menos esté certificado para que pueda cargar correctamente el móvil, al comprar uno compatible te arriesgas a que te pase cualquier cosa.

Retira la microSD y SIM lo menos posible

La ranura para tarjetas SIM y para la microSD también debes cuidarlas, así que a cuanto menos esfuerzo las expongas mejor. Con este queremos decir que lo mejor es evitar quitar la SIM y la microSD a cada momento, una vez que las pongas o las quites, evita hacerlo repetidamente.

Llegará un momento en el desgaste será tan alto que pueden dejar de funcionar bien, puedes utilizarlas con normalidad, pero no las expongas a un sobreesfuerzo en lo que se refieres a una retirada o cambio continuo de la SIM y la microSD.

Borra apps y archivos innecesarios

Plantéate al menos una vez al mes la tarea de borrar archivos, fotos, vídeos y apps innecesarias que ya no uses y no te interesen, al final estarán ocupando espacio que puedes aprovechar para otra cosa y de esta forma el funcionamiento general del sistema operativo será mucho mejor.

Utiliza recursos como la nube o una microSD si es posible, hay planes muy económicos, por ejemplo, en OneDrive o Google Drive para almacenar ahí tus archivos y que sean accesibles en tu móvil o cualquier otro dispositivo con conexión a Internet.

Apaga el teléfono de vez en cuando

Apagar el teléfono es también una buena práctica que deberías realizar algún momento, al menos una vez por semana o con algo más de frecuencia. Esto lo decimos, sobre todo, cuando duermes por la noche o si crees que el móvil va a permanecer mucho tiempo sin utilizarse.

Un móvil constantemente encendido, aunque esté en modo reposo o incluso en modo avión, consume batería y que mejor forma de mantener una buena condición en la batería que apagarlos todas las noches, o al menos algunas de ellas.

No lleves tu teléfono al límite

Esto es un aspecto clave, todos los teléfonos tienen su propio límite y cuando se sobrepasan pueden congelarse, dejar de funciona bien y demás. Conoce bien tu móvil y de lo que es capaz de hacer y lo que no, no le pidas ejecutar tareas exigentes si no crees que puede con ellas.

Probablemente pueda ejecutarlas, pero puedes generarse un excesivo desgaste de los componentes internos que puedes evitar no repitiendo este tipo de acciones. Todo en exceso es malo y lo mismo ocurre con el teléfono, no lo lleves siempre al límite.

Si lo vas a limpiar, evita productos abrasivos

Si eres de los que les gusta mantener su móvil impoluto y limpio por fuera, no uses productos abrasivos, con una simple gamuza suave podrás limpiar la pantalla y el exterior en un par de segundos para que quede resplandeciente, una práctica que puedes hacer de vez en cuando.

En caso de que tenga una funda, esta sí que podrías lavarla en agua y jabón, pero antes de volver a colocarla, asegúrate de que esté bien seca y no tenga nada de agua. Este simple consejo te permitirá también extender la vida útil de tu actual móvil.

Hay multitud de pequeñas pero eficaces prácticas o consejos que puedes llevar a cabo con facilidad para intentar que tu móvil te dure mucho más tiempo, que tenga más vida útil para la que inicialmente está diseñado, así que cuida tu móvil todo el tiempo que lo tengas contigo.

Cómo ahorrar batería en tu Xiaomi

Sobre el autor
Jonay Estévez
@JEG_91 | LinkedIn

Técnico Administrador de Sistemas y Administrativo, redactor de El Grupo Informático. Corazón dividido entre iOS y Android, meteoaficionado y fotoaficionado. Me encantan los gadgets y me apasionan las redes sociales.

Ver Comentarios