FIFA 20, así es el polémico juego este año

FIFA 20, así es el polémico juego este año

Miguel Regueira |

La saga de simuladores futbolísticos FIFA se ha convertido en un fenómeno social, una gran vía de ingresos para Electronic Arts y una fuente incesante de polémicas en los modos multijugador online, al menos con el reciente FIFA 20.

FIFA 20, con versiones para PS4, PC, Xbox One y Nintendo Switch, es el videojuego de fútbol más popular, sobre todo en los últimos años. PES, el rival que desarrolla Konami, cada vez se queda más atrás, por lo que FIFA 20 se plantea como la única alternativa.

La división EA Sports sabe que FIFA arrastra a millones de fans, y no ha dudado en potenciar el multijugador online, celebrar torneos de eSports y aumentar sus ingresos gracias a un modo FUT (FIFA Ultimate Team) donde incentiva a pagar por sobres con mejores jugadores, que vienen mezclados al azar.

El juego offline sigue presente en FIFA 20, incluyendo el modo Fútbol Volta, centrado en los partidos informales en entornos urbanos, y un modo Carrera que nos permite ser el manager y entrenador del equipo, pero la estrella a día de hoy es el rentable modo FUT.

Sobre FIFA 20 se ha creado una tormenta perfecta que combina rumores, escándalos confirmados y problemas de fondo que el juego lleva años arrastrando.

Nada que amenace el dominio de EA en los simuladores futbolísticos, pero que sí ha creado serio malestar entre los aficionados, máxime cuando en la comunidad gaming es habitual que pequeños problemas acaben siendo exagerados y viralizados en redes sociales.

La polémica del "hándicap"

Imagen - FIFA 20, así es el polémico juego este año

La primera polémica de FIFA 20 entra en el terreno de la especulación: muchos aficionados afirman que existe una función secreta denominada "hándicap", que pone más complicados los partidos a los veteranos cuando juegan frente a un novato.

Al activarse el hándicap los tiros a puerta del afectado serían mucho menos precisos, haciendo poco menos que imposible marcar un gol. La idea del hándicap tiene sentido, pues animaría a los nuevos jugadores y pondría un reto mayor a los más hábiles.

Sin embargo, al ser FIFA 20 un título competitivo en el que existen jugadores profesionales, que los partidos no se celebren en igualdad de condiciones supondría un problema serio, sobre todo cuando influyen en FIFA Global Series, un sistema de clasificación que permite a los mejores asistir a los torneos presenciales de la FIFA World eCup.

EA siempre ha negado la existencia del hándicap, a pesar de que en 2016 patentaron un sistema de ajuste dinámico de la dificultad (Dynamic Difficulty Adjustment o DDA en inglés), aparte de desarrollar su funcionamiento en artículos científicos.

Los desarrolladores han afirmado abiertamente que el ajuste dinámico de la dificultad no se aplica en ningún modo de FIFA 20 para intentar zanjar la polémica, pero sin éxito.

El tema alcanzó tintes surrealistas el pasado 11 de octubre, cuando la denominada Asociación de Ligas de FIFA con Fichajes convocó una manifestación de protesta contra FIFA 20, frente a las oficinas de EA en Madrid, a la que solo asistieron 4 personas (un animador pagado por el convocante y 3 periodistas).

Amaños y sanciones entre los jugadores profesionales

Imagen - FIFA 20, así es el polémico juego este año

La imagen alrededor de FIFA 20 no mejoró tras conocerse en octubre de 2019 que algunos de los profesionales de FUT estaban organizados para amañar la competición, evitando enfrentarse entre ellos.

El youtuber Nick Bartels descubrió, tras una extraña desconexión en una partida, que algunos de los mejores jugadores de Estados Unidos tenían un chat grupal para realizar estas prácticas.

Al evitar los enfrentamientos entre ellos aumentaban sus ratios de victoria, con lo que ganaban más recompensas dentro de FIFA 20 y tenían más fácil clasificarse para el torneo de FIFA eWorld Cup.

En consecuencia, EA expulsó a uno de los miembros del grupo, impidiéndole seguir en la competición y esperando que fuera una medida ejemplarizante, pero parece claro que el problema está extendido, por lo que las medidas deberían ser más amplias.

Por si esto no fuera suficiente, a principios de noviembre de 2019 el jugador Kurt Fenech fue expulsado de forma definitiva de las competiciones de FIFA 20 por sus continuas quejas ante los problemas de esta entrega.

Aparte de mantenerse muy crítico en todo momento con el juego, en uno de sus directos escupió al logo de EA en una bufanda promocional, lo que provocó la sanción.

En último término, la decisión de EA difícilmente podría acertar: permitir el comportamiento de Fenech sentaría un mal precedente, pero tomar medidas contra él también ha generado malestar en su comunidad de eSports.

La alargada sombra de la ludopatía

Imagen - FIFA 20, así es el polémico juego este año

Otro tema controvertido de FIFA 20, que a día de hoy supone la práctica más discutida del sector de los videojuegos, es el sistema por el que el modo FUT permite abrir sobres con cartas de jugadores, que dependiendo del azar serán mejores o peores.

Aunque es posible obtener los sobres sin coste jugando, también se pueden comprar con dinero real por medio de FIFA Points.

Muchos juegos han ido incorporando estas mecánicas, denominadas "loot boxes" ("cajas de botín") con premios aleatorios y la posibilidad de pagar por obtenerlos. Aunque siempre hablamos de contenidos virtuales y no de un premio económico, el funcionamiento no resulta muy diferente a los juegos de azar.

Los FIFA Points y, en general, las "loot boxes" son extremadamente rentables para las editoras de videojuegos. El problema es que están disponibles para un público especialmente vulnerable (niños y adolescentes), sin contar con una regulación como las apuestas o los casinos.

Títulos como Overwatch han logrado ingresos millonarios vendiendo solo elementos estéticos, pero los jugadores de los sobres del modo FUT de FIFA 20 aportan facilidades en el multijugador. Es una especie de "pay to win", un diseño en el que debemos gastar más y más dinero para mantenernos competitivos.

Sin olvidar que, al contrario que un éxito del calibre de Fortnite, un título gratuito que solo vende elementos cosméticos, en el caso de FIFA 20 el juego en sí cuesta entre 60 y 100 euros, dependiendo de la edición que compremos.

Diversos países ya están valorando leyes sobre las "loot boxes", y posiblemente la Unión Europea acabe por crear una legislación. Mientras tanto, las compañías de videojuegos son herméticas sobre un sistema que les resulta muy lucrativo, pero supone un riesgo para la salud de sus jóvenes clientes.

Desde luego, en FIFA 20 no faltan las polémicas, pero no por ello cabe decir que sea un mal juego. Si acaso, estos problemas son derivados de su enorme popularidad, y de las ambiciones de EA por ir más allá de un videojuego y posicionarlo como un eSport, aparte de buscar el máximo rendimiento económico.

No sabemos si desde la división de EA Sport o la matriz de EA van a tomar medidas ante estas quejas, pero FIFA 20 no deja de reflejar aspectos que vemos en el fútbol profesional: el dinero por encima del deporte, las sospechas de amaños, la ludopatía como un riesgo ante la proliferación de las casas de apuestas...

FIFA 20 es, sin duda, un fenómeno complejo, pero lo que está claro es que EA debería tomar nota para limpiar su reputación de cara a futuras entregas. Aunque su dominio de los simuladores futbolísticos no tiene rival ahora mismo, nunca se puede saber cuándo podría aparecer un competidor para aprovecharse de sus debilidades.

¿Qué televisión es mejor para ver el fútbol?

¿Qué opinas de FIFA 20? ¿Crees que los problemas de esta entrega amenazan su futuro como eSport?

Ver Comentarios