Too Good To Go, compra la comida que van a tirar los restaurantes

Por Miguel Regueira |

La frase de "la comida no se tira" puede funcionar en cierta medida en los hogares, pero los restaurantes y tiendas de alimentación siempre desperdician muchísimos alimentos. El objetivo de Too Good To Go es facilitar que alguien compre la comida sobrante para evitar el desperdicio.

La denominada "emergencia climática" ha generado muchos titulares en los últimos meses, con propuestas para evitar la destrucción del planeta que incluyen medidas variopintas, desde dejar de consumir carne a no volar en avión, pasando por reducir drásticamente el uso de plásticos.

La apuesta de Too Good To Go parece más humilde, pero forma parte de la revolución de lo cotidiano que busca salvar el planeta, pues la alimentación humana supone un impacto dramático en la emisión de gases contaminantes y el uso de recursos.

De hecho, el equipo de la app presume de que han evitado la emisión de más de 55.000 toneladas de CO2 gracias a la comida que han "salvado" de acabar en un cubo de basura.

Una idea danesa

Imagen - Too Good To Go, compra la comida que van a tirar los restaurantes

Una idea con potencial puede acabar en fracaso si el equipo detrás no es competente, pero con Too Good To Go ocurrió justo lo contrario. La actual CEO (máxima responsable de la empresa) es Mette Lykke, una emprendedora danesa que con 37 años ya atesora un currículum considerable.

Tras trabajar en consultoras en Estados Unidos y Europa, las típicas grandes multinacionales donde se ahoga la creatividad, fue cofundadora de Endomondo en 2007, una app de fitness dedicada a los runners.

Endomondo fue comprada en 2015 por Under Armour, una marca deportiva, y Mette Lykke solo tardaría un año en encontrar a Too Good To Go como nuevo reto.

En un primer momento, Lykke realizó una inversión en Too Good To Go y se convirtió en su "business angel": es decir, apadrinaba la nueva empresa ofreciendo su experiencia y conocimientos. Sin embargo, en apenas unos meses se comprometió por completo con la start-up danesa y asumió su dirección.

Una solución local a un problema global

Los cálculos más pesimistas estiman que la tercera parte de los alimentos producidos a nivel mundial (7,7 millones de toneladas) acaba en la basura. Es un problema enorme, por el desperdicio de recursos en su producción, y por la posterior gestión de los residuos, que en ocasiones son incinerados y generan más CO2.

Por no hablar de los países donde la población pasa verdadera hambre. Aunque las causas de la infralimentación son diversas, el alza de los precios por la demanda de materias primas que acaban desperdiciadas en Occidente es un factor importante.

Imagen - Too Good To Go, compra la comida que van a tirar los restaurantes

Crear estrategias globales para esta amenaza sería lo óptimo, pero muchos gobiernos son reacios. Así que Too Good To Go busca soluciones en cada casa, en cada tienda o en cada restaurante por medio de su app.

El funcionamiento de Too Good To Go es sencillo. El primero paso lo dan los comerciantes, que se apuntan para vender a un precio reducido la comida que les sobra al final de cada jornada. Ellos establecen un precio y un horario de recogida en su propio local (no se realizan repartos a domicilio).

El usuario abre la app de Too Good To Go y elige una tienda, supermercado, o restaurante cercano, sabiendo la hora de recogida y el precio. Lo que no conoce es exactamente la comida que recibirá, depende de lo que sobre ese día, así que se entregan "bolsas sorpresa", siempre de papel.

El pago se realiza en la aplicación (disponible en Android y iPhone), que también es la que permite identificarse al recoger los alimentos, algo que casi siempre será a última hora de la tarde, o bien de noche.

El modelo de Too Good To Go combina tres elementos de moda: apoyo a la sostenibilidad, el uso de apps para las pequeñas tareas del día a día (la "gig economy") y los precios low cost.

Sin embargo, mientras alternativas como Uber y Cabify (de transporte urbano) o Glovo y Deliveroo (reparto de comida a domicilio) viven en una continua crisis de reputación al ser acusadas de generar precariedad laboral, el modelo Too Good To Go es percibido de forma mucho más positiva.

Europa, el baluarte del ecologismo

Too Good To Go no solo tiene su sede en Dinamarca, sino que por ahora funciona únicamente en Europa. Y es que el ecologismo y la sostenibilidad están muy presentes en lugares como Alemania, Suecia o los Países Bajos, mientras que en Estados Unidos aún no ha calado tanto.

La app de Too Good To Go también funciona en España, y la compañía calcula que más de 600 millones de kilos de alimentos anuales acaban en la basura de los españoles. Por ponerlo en perspectiva, equivale a que cada persona tire 250 euros de comida cada año.

Respecto a los comerciantes locales que apoyan Too Good To Go, la norma es la heterogeneidad. Las cadenas de supermercados o restaurantes son las grandes ausentes, aunque la franquicia de panaderías Granier sí está presente.

El grueso de la comida "salvada" por Too Good To Go viene de pequeños negocios locales. Por supuesto, abundan tiendas y restaurantes ecológicos, veganos o artesanos, mucho más concienciados con la sostenibilidad que el gran público.

A pesar de todo, no faltan las tiendas de ultramarinos de los barrios, que parecen haber encontrado en Too Good To Go una forma rentable de dar salida a sus excedentes.

Obviamente, el concepto de "bolsa sorpresa" tiene sus riesgos. Too Good To Go garantiza que la comida está en perfecto estado y que la gran mayoría es de ese mismo día. Otro tema es que se adapte a nuestros gustos personales, la cantidad sea la que esperamos o que esté todo lo fresca que desearíamos.

Dado el enfoque de cercanía de la app, orientada a que recojamos los restos de los locales del barrio, la solución puede ser probar distintas tiendas y restaurantes, para seguir reservando en aquellos que más nos convenzan.

Está claro que una sola app poco puede hacer frente a la crisis climática, y que muchas grandes empresas de alimentación se negarán a participar de un sistema que probablemente reduciría sus beneficios.

Pero Too Good To Go está de moda, y tras los usuarios "hipsters" que se desplazan en bicicletas vintage para recoger alimentos sobrantes con sus modernos (y nada ecológicos) iPhones, es posible que a largo plazo acabe por calar una verdadera conciencia ecológica que frene la degradación del medio ambiente.

10 webs para hacer la compra por Internet

  1. Descarga Too Good To Go para Android

descarga

  1. Descarga Too Good To Go para iPhone

descarga

Comentarios

Deja tu opinión o comentario. También puedes preguntar cualquier duda en el foro.