Review: DJI Mavic Mini, el pequeño de la familia con vídeo en 2K

Por Izan González |

Hasta Fráncfort tuvimos que ir a por el pequeño DJI Mavic Mini, un dron que engaña a primera vista por sus pequeñas dimensiones pero que esconde en sus entrañas una potencia de sobra combinada con una estabilidad envidiable.

DJI es una de las gigantes en esto del mundo de los drones. Con una experiencia más que de sobra y un portfolio que abarca todo tipo de necesidades, se ha consolidado como una marca de cabecera para amateurs y profesionales.

Plástico, pero resistente

La realidad es que no tenemos mucha experiencia en los drones. En la historia de El Grupo Informático solo habíamos analizado el DJI Mavic Air, el hermano mayor de la unidad que hoy es protagonista y nos dejó un estupendo sabor de boca.

Imagen - Review: DJI Mavic Mini, el pequeño de la familia con vídeo en 2K

Una de las ventajas del Mavic Mini sobrevenido de su pequeño tamaño es que ya viene montado. En otros productos de mayores dimensiones tenemos que invertir unas cuantas horas (dependiendo de nuestra habilidad) en montar todos los componentes que se transportan separados.

El Mavic Mini no, prácticamente es sacar y volar. Tan solo tenemos que colocar los protectores de las hélices y en menos de un minuto tendremos nuestro dron preparado para levantar el vuelo.

Lo que sí viene es plegado, los cuatro pequeños soportes para las hélices vienen acoplados en los laterales del dron. Desplegarlo es muy sencillo, pero tenemos que tener en cuenta el orden de salida de cada una de estas pequeñas piezas plásticas.

La cámara, situada en la parte delantera, viene cubierta por un plástico semitransparente de no muy buena calidad. Da la sensación de que se va a romper si no la colocamos con mucha (pero que mucha) delicadeza.

Imagen - Review: DJI Mavic Mini, el pequeño de la familia con vídeo en 2K

Una vez retirada esa protección tan solo nos queda acoplar la batería. Para ello, cuenta con una tapa en la cara opuesta a la cámara por la que acceder a la pequeña bodega del dron donde habrá que emplazar esta batería.

En nuestra unidad, vienen 3 baterías junto con un dock para cargarlas a la vez. Punto positivo para DJI, puesto que no es lo habitual.

El otro elemento esencial del conjunto es el control remoto que también viene en el pack. Tendremos que enchufarlo a la corriente como si de un smartphone se tratara, pues su batería no es extraíble.

Imagen - Review: DJI Mavic Mini, el pequeño de la familia con vídeo en 2K

El mando, fabricado enteramente en plástico, da la sensación de estar bien construido y tiene algunas características positivas para el posterior desempeño. Por ejemplo, los brazos abatibles para emplazar al smartphone o las curiosas ubicaciones de los joysticks.

No nos despedimos de este apartado sin mencionar una característica fundamental: los 249 gramos de peso. Gracias a que no supera los 250 gramos se le aplica una legislación (al menos en España) bastante más laxa que para dispositivos con más peso, pudiéndose volar en ciudades y zonas pobladas, aunque siempre con precaución.

DJI Mavic Mini, ficha técnica

Las especificaciones del dron han sido cuidadosamente elegidas para devolver un excelente dispositivo, la mezcla perfecta entre ligereza, resistencia y potencial multimedia al servicio del usuario.

  1. Diseño: soportes de las hélices plegables.
  2. Software: aplicación DJI Lite para iOS y Android.
  3. Cámara: 12 megapíxeles con estabilización en 3 ejes.
  4. Grabación: FullHD hasta 60 fps y 2K hasta 30 fps.
  5. Almacenamiento: microSD (incluida una de 32 GB).
  6. Autonomía: 20 minutos de media por batería.

Vuelo: es como pilotar en un videojuego

Pasamos a hablar del vuelo, para una persona que nunca ha tocado un dron, como es nuestro caso particular, bastan 5 minutos para habituarse a los controles del control remoto. Se asemeja más al control de una nave espacial en 3D de cualquier videojuego de lo que pudiera parecer a primera vista.

Con el joystick izquierdo controlamos los movimientos en el eje Y. Si adelantamos el controlador el dron subirá, mientras que si lo retraemos bajará lentamente. En cambio, si movemos alguno de los laterales el dron girará en su propio eje (como cuando apretamos un tornillo) sin desplazarse lateralmente.

Imagen - Review: DJI Mavic Mini, el pequeño de la familia con vídeo en 2K

Con el joystick derecho podemos avanzar, retroceder y movernos lateralmente sobre el eje X. Es más complejo explicarlo que utilizarlo y practicar con ello. Tenemos 3 modos de vuelo disponibles:

  1. Posicionamiento: podemos considerarlo el modo normal de vuelo, el que se asemeja más al comportamiento de un helicóptero quedándose estacionario cuando no estamos moviendo alguno de sus controles.
  2. Sport: es el modo más veloz, las reacciones son más dinámicas, pero nada que le vuelva incontrolable. Visualmente no hay grandes diferencias.
  3. Modo CineSmooth: ideal para grabar vídeo. Tanto las aceleraciones como las desaceleraciones son menos violentas que en los modos anteriores permitiendo capturar secuencias de vídeo más suaves y estéticas.

Estas 3 modalidades están accesibles desde la aplicación (de la que después hablaremos) y son intercambiables en cualquier momento del vuelo del dron.

Para volar el dron lo primero que tenemos que hacer es leernos la legislación vigente. Esto nos puede salvar de más de un quebradero de cabeza (con la consiguiente multa) además de practicar, por lo menos al principio, en zonas sin árboles, edificios o personas.

Imagen - Review: DJI Mavic Mini, el pequeño de la familia con vídeo en 2K

Una vez pasada la escasa curva de aprendizaje nos sentimos mucho más seguros y ya podremos disfrutar de las facultadas del dron mientras sacamos todo el jugo a la aplicación.

En cuanto a la autonomía, en nuestro pack vienen 3 baterías que, según la marca, nos pueden ofrecer hasta 30 minutos cada una, aunque en nuestras pruebas, la duración ha sido muy cambiante, desde acercarnos a esos 30 minutos de autonomía anunciada a que la batería esté entorno a 15 minutos mientras grabamos el vuelo en FullHD. También dependerá de las maniobras y piruetas que hagamos con él.

Imagen - Review: DJI Mavic Mini, el pequeño de la familia con vídeo en 2K

Aplicación DJI Lite, la guía para configurar el Mavic Mini

La aplicación será nuestra guía para configurar el Mavic Mini. Nos dará todo el material que necesitamos para llegar a buen puerto y poder comenzar a volar lo antes posible.

Imagen - Review: DJI Mavic Mini, el pequeño de la familia con vídeo en 2K

Algo que nos ha llamado la atención es que la propia aplicación detecta nuestra ubicación y descargará algunas configuraciones adicionales dependiendo de la legislación local. Por ejemplo, en el mapa veremos zonas prohibidas para volar nuestro dron.

La aplicación es tan restrictiva que no nos dejará volar el dron a nuestro libre albedrío si no pasamos antes por un pequeño tutorial sobre el manejo básico del aparato; conocerás cómo despegar, controles de posición y cómo aterrizar.

Imagen - Review: DJI Mavic Mini, el pequeño de la familia con vídeo en 2K

Pero si se nos queda algo corto, siempre podremos tirar de los recursos de la Flight Academy donde encontrar contenidos sobre seguridad y sobre cómo sacarle el máximo partido a la fotografía aérea.

Entre las funciones destacables encontramos una comprobación punto por punto que realiza la aplicación antes de levantar el vuelo. Es lo más parecido a las checklists que se usan en aviación, pero de forma automática. Si detecta que alguno de los puntos a comprobar no está correcto no nos dejará volar.

Imagen - Review: DJI Mavic Mini, el pequeño de la familia con vídeo en 2K

La aplicación también será la encargada de transmitir la imagen que capta la cámara instalada en el dron en tiempo real y la que gestionará todo el apartado fotográfico, entre muchas otras cosas relacionadas con el vuelo del Mavic Mini. Está disponible tanto para Android como para iOS.

Cámara de 12 megapíxeles y hasta 2K de grabación

El Mavic Mini monta una cámara de 12 megapíxeles con estabilizador en los 3 ejes capaz de hacer fotografías y captar vídeo en FullHD a 60 fps y en 2K a 30 fps.

Imagen - Review: DJI Mavic Mini, el pequeño de la familia con vídeo en 2K

Toda la gestión multimedia se traslada a la aplicación instalada en nuestro smartphone desde donde podemos controlar la calidad de grabación y la realización de fotos. Además, el mando de control remoto también incorpora un botón para realizar una instantánea y otro para comenzar a grabar.

Imagen - Review: DJI Mavic Mini, el pequeño de la familia con vídeo en 2K

Los resultados son visualmente buenos. Tanto la foto como el vídeo lo trabaja bien, aunque no cuenta con la calidad de drones más profesionales o avanzados. Lo que sí tiene es una carta bastante extensa de modos de grabación automáticos:

  1. Dronie: es el modo de seguimiento de objetivo. Muy útil si queremos hacer tomas de objetos en movimiento como coches, motos o bicis. Tan solo tendremos que establecer el objetivo dentro de la aplicación y el dron lo seguirá allá donde vaya.
  2. Órbita: el Mavic Mini realizará un círculo completo alrededor nuestro a una altura y radio constantes.
  3. Espiral: en este modo el dron realizará una espiral ascendente alrededor de un objetivo marcado.
  4. Cohete: es el más espectacular de todos los modos disponibles. El dron ascenderá rápidamente con la cámara apuntando hacia abajo.

DJI Mavic Mini, el pequeño de la familia más válido que nunca

Aunque pequeño, este Mavic Mini es poco menos que la palma de la mano. Es muy potente y resultón, ofreciendo además una estabilidad aérea del primer nivel.

Para que la experiencia de usuario sea completa, tiene además una amplia carta de accesorios. Podemos encontrar desde una batería extra por 45 €, dos pares de hélices por 12 €, 19 € en unos protectores o una base de carga extra por 39 €.

Imagen - Review: DJI Mavic Mini, el pequeño de la familia con vídeo en 2K

El precio del DJI Mavic Mini es de 399 € en el pack que tenemos para la review, estableciéndose como un modelo a medio camino entre la gama media-baja y la gama media en el segmento de primeras marcas.

Puntos fuertes del DJI Mavic Mini en nuestra review

  1. Facilidad de manejo para los neófitos.
  2. Buena manejabilidad y estabilidad en entornos pequeños.
  3. Buena autonomía con las 3 baterías incluidas.
  4. Tarjeta microSD SanDisk de 32 GB incluida.

Puntos débiles del DJI Mavic Mini en nuestra review

  1. Aplicación para smartphone muy verde.
  2. Soporte para smartphone demasiado pequeño para los estándares actuales.
  3. Sin carga rápida en las baterías del dron ni en la integrada del mando.

Nuestra valoración

  1. Diseño: 7
  2. Manejo: 9
  3. Estabilidad: 9
  4. Software: 6
  5. Autonomía: 7
  6. Precio: 7
  7. Puntuación global: 7.5

Review: DJI Mavic Air, un dron con funciones inteligentes que graba a 4K

Comentarios

Deja tu opinión o comentario. También puedes preguntar cualquier duda en el foro.