Review: Lenovo Yoga Book C930, el portátil que parece una libreta con dos pantallas

Por Manuel Naranjo |

Es más que evidente que el Lenovo Yoga Book es un dispositivo que dibuja su propio camino en este mundo de los portátiles. Ahora llega a nosotros una nueva edición denominada Lenovo Yoga Book C930 que, a priori, mantiene toda su esencia sin cambios drásticos, aunque para confirmar tal aseveración lo mejor es hacerle una review a fondo.

Lo que este Lenovo mantiene, para eso no hace falta pasarle ningún tipo de prueba, es su especial diseño y configuración, con una pantalla táctil estándar en la parte superior, y en la zona inferior un panel táctil de tinta electrónica que hace las funciones de teclado.

A partir de ahí vamos a desgranar todos los aspectos de este Yoga Book C930 para ver de lo que es capaz.

Review: Asus ZenBook Pro Duo, el portátil premium con doble pantalla táctil

Lenovo Yoga Book C930, ficha técnica

  1. Pantalla principal: LCD IPS de 10,8 pulgadas QHD.
  2. Pantalla secundaria: Tinta electrónica de 10,8 pulgadas Full HD.
  3. Procesador: Intel Core i5-7Y54.
  4. Gráfica: Intel HD Graphics 615.
  5. Memoria RAM: 4 GB.
  6. Almacenamiento interno: SSD 256 GB.
  7. Cámara: 2 megapíxeles.
  8. Conectividad: WiFi 802.11ac (4G/LTE según versiones) y Bluetooth.
  9. Puertos y sensores: 2 x USB 3.1 Tipo C y sensor de huellas dactilares.
  10. Batería: 4.650 mAh.
  11. Sistema operativo: Windows 10 Home.
  12. Precio: 1.250 euros aproximadamente.

Manteniendo lo bueno del diseño

Imagen - Review: Lenovo Yoga Book C930, el portátil que parece una libreta con dos pantallas

Esta nueva versión del Yoga Book es bastante similar a la anterior, manteniendo esa sensación de no estar ante un ordenador, sino ante una libreta, puesto que encima de la mesa con varios cuadernos alrededor, podría perfectamente pasar desapercibido.

Es el ordenador más “llevable” de todos los que han pasado por nuestras manos, por una ligereza extrema (solo pesa 775 gramos) y un grosor ínfimo de solo 9,9 mm.

Comodidad es la palabra que usamos para describir la sensación de llevar en el día a día este Lenovo Yoga Book.

Pero todo lo que os estamos contando nos hace pagar un peaje, porque no tenemos ningún tipo de puertos de conexión que no sea USB C, ni siquiera uno para nuestros auriculares.

El acabado en aluminio mate es una auténtica delicia, dotando al Lenovo Yoga Book de una sensación muy premium.

Review: Acer Aspire 5 (A515-54G), un portátil para diario con buenos acabados

En el lado derecho contamos con los botones de control de volumen, de encendido del dispositivo, un USB C y un altavoz.

Imagen - Review: Lenovo Yoga Book C930, el portátil que parece una libreta con dos pantallas

Si observamos la izquierda vemos otro altavoz, el slot para la SIM (nos ha llegado la versión LTE) y otro USB C.

Imagen - Review: Lenovo Yoga Book C930, el portátil que parece una libreta con dos pantallas

En la parte trasera tenemos la bisagra que, como ya probamos en otros Yoga anteriores, es un sistema perfectamente integrado que nos permite inclinar la pantalla de 0 a 360 grados.

Imagen - Review: Lenovo Yoga Book C930, el portátil que parece una libreta con dos pantallas

A simple vista, abrir la pantalla del Lenovo Yoga Book puede parecer complicado, ya que no tiene ningún tipo de muesca para facilitar esta operación.

Lenovo ha sustituido esta muesca por un sistema de doble toque sobre la carcasa para que se abra automáticamente. No negamos que este sistema es original, pero su funcionamiento no es demasiado estable, ya que hay veces que abre de manera correcta y otras ocasiones en que se queda a medio camino y nos dificulta la apertura.

Existe otra posibilidad para abrir la carcasa del Lenovo Yoga Book, que es pulsando de manera continuada la tecla de control de volumen, con un resultado similar a la forma anterior.

Dos pantallas muy diferentes en todo

El diseño nos ha gustado, para qué negarlo, pero lo verdaderamente sorprendente y diferenciador del Yoga Book está al abrir la carcasa y descubrir sus dos pantallas.

La principal es un panel IPS de 10,8 pulgadas, con resolución 2.560 x 1.600 píxeles (QHD), táctil y con unos marcos que se podían haber aprovechado bastante mejor.

Review: Samsung Galaxy Tab S6, sigue siendo la reina de las tablets Android

Si hablamos de la calidad de la pantalla aquí tenemos excelentes noticias. Es una muy buena pantalla con unos colores sumamente bien tratados, con una nitidez a muy buen nivel y un brillo bastante alto.

Imagen - Review: Lenovo Yoga Book C930, el portátil que parece una libreta con dos pantallas

La experiencia a la hora de disfrutar de contenidos de alta resolución es realmente buena e ideal para no parar de reproducir todo tipo de vídeos o películas.

La segunda pantalla de este Lenovo Yoga Book es la parte más curiosa del conjunto, no en vano atrajo muchas caras de asombro y preguntas de gente de nuestro entorno.

Es una pantalla de tinta electrónica y desde Lenovo (cuando está en posición teclado) han querido darle la misma sensación que si tuviéramos un teclado físico. Tanto la respuesta táctil, como sonora o visual emulan lo que ocurriría en un teclado de los de toda la vida, pero creemos que no está bien conseguido.

Imagen - Review: Lenovo Yoga Book C930, el portátil que parece una libreta con dos pantallas

En ningún momento hemos notado comodidad o rapidez a la hora de escribir porque este “calibrado” que ha hecho Lenovo resulta extremadamente poco natural.

El touchpad funciona de manera correcta con la salvedad de que podemos ocultarlo para tener mayor espacio para las teclas, aunque su tacto no nos ha acabado de convencer.

Imagen - Review: Lenovo Yoga Book C930, el portátil que parece una libreta con dos pantallas

Encima del teclado tenemos un lector de huellas, que ha funcionado de manera correcta, no es extremadamente veloz, pero tampoco lento, y su tasa de fallos es bastante pequeña.

Imagen - Review: Lenovo Yoga Book C930, el portátil que parece una libreta con dos pantallas

Esta pantalla secundaria también se puede utilizar para otros menesteres.

Podemos usarla como bloc de notas, ya que en la caja del Yoga Book se incluye un lápiz óptico, que podemos acoplar a la carcasa por medio de un imán, y que no tiene ningún tipo de batería para recargar y sí una pila AAA.

Imagen - Review: Lenovo Yoga Book C930, el portátil que parece una libreta con dos pantallas

Este lápiz se puede usar en ambas pantallas, pero en la secundaria a modo de toma de notas o dibujando nos ha parecido que funciona bastante bien, además de notarse un lápiz bien fabricado, robusto y cómodo a la hora de escribir.

Imagen - Review: Lenovo Yoga Book C930, el portátil que parece una libreta con dos pantallas

También podemos usar la pantalla secundaria como lector de documentos o libros (admite formatos ePub y PDF). Esta experiencia está muy limitada ya que solo podemos leer, y no permite interactuar con el texto como sí podemos hacer en tablets con programas especializados en este tipo de documentos.

Imagen - Review: Lenovo Yoga Book C930, el portátil que parece una libreta con dos pantallas

Como ya hemos comentado antes, tenemos dos altavoces que nos ofrecen una buena calidad pero que se quedan algo cortos en el volumen que ofrecen, por lo que en exteriores medianamente ruidosos es complicado obtener claridad de sonido.

El rendimiento es mejor que la anterior generación

En el interior del Lenovo Yoga Book C930 tenemos:

  1. Intel Core i5-7Y54 como procesador.
  2. 4 GB de memoria RAM.
  3. 256 GB de almacenamiento SSD.
  4. Intel HD Graphics 615 a modo de GPU.

El rendimiento demostrado por el nuevo Yoga Book es bueno en líneas generales, pero no esperemos que sea espectacular.

Puede con las tareas normales del día a día de un usuario medio como navegar, correos, ver vídeos, algo de Excel o Word, etcétera.

Review: LG Gram 2019, el portátil ultraligero con una enorme autonomía

Pero en cuanto ejecutas programas exigentes, como puede ser alguno de tratamiento de imagen o vídeo, aparte de que se calienta con facilidad (aunque no es un calentamiento excesivo), el dispositivo empieza a demostrar que no está configurado para estas tareas y notamos lentitud en la carga y algún que otro parón en su funcionamiento.

En las pruebas habituales a las que sometemos a los portátiles vemos como en PCMark 8 los resultados corroboran nuestras sensaciones y experiencias.

  1. Home: 2.925 puntos.
  2. Creative: 3.664 puntos.
  3. Work: 3.859 puntos.

Imagen - Review: Lenovo Yoga Book C930, el portátil que parece una libreta con dos pantallas

En el test Night Raid que mide la potencia gráfica, los resultados de la GPU HD Graphics 615 han demostrado que no estamos ante un equipo para exprimir en el apartado gráfico y sí para salir simplemente del paso si no tenemos más remedio, puesto que la puntuación ha sido de 2.870 puntos.

Imagen - Review: Lenovo Yoga Book C930, el portátil que parece una libreta con dos pantallas

El SSD que monta el Lenovo Yoga Book C930 ha demostrado una velocidad de lectura rondando los 1.600 MB/s y prácticamente 800 MB/s de escritura. Estas velocidades podemos considerarlas normales, aunque lejos de los mejores en este apartado.

Imagen - Review: Lenovo Yoga Book C930, el portátil que parece una libreta con dos pantallas

En el interior del Yoga Book C930 tenemos Windows 10 Home con dos programas incorporados por parte de Lenovo:

  1. Lenovo Ajustes de lápiz: donde podremos conectar el lápiz óptico, del que os hemos hablado unas líneas más arriba, y configurarlo a nuestro gusto, incluso cambiando las funciones de los botones.

Imagen - Review: Lenovo Yoga Book C930, el portátil que parece una libreta con dos pantallas

  1. Lenovo Vantage: para personalizar la configuración general del sistema, actualizar controladores, ejecutar diagnósticos del dispositivo, conocer diversa información del portátil (número de serie o de la BIOS, por ejemplo) o incluso tener a mano el soporte de Lenovo para cualquier incidencia con el Yoga Book.

Imagen - Review: Lenovo Yoga Book C930, el portátil que parece una libreta con dos pantallas

Autonomía mejorable

La capacidad de la batería del Lenovo Yoga Book C930 es de 4.650 mAh.

Con el brillo al 60%, conectado mediante WiFi y alternando lo que puede ser un uso diario normal, es decir, algún vídeo de YouTube, lectura de correos electrónicos, navegación por la web y algo de ofimática, el resultado ha sido de unas 6 horas de pantalla.

Cómo calibrar la batería de nuestro móvil

Si el uso sube de nivel, incorporando al uso que os contábamos arriba un brillo más alto y algún rato jugando, la bajada de autonomía es bastante significativa y nos quedamos en unas escasas 4 horas y media de pantalla.

El Yoga Book tarda algo más de dos horas y media en hacer una carga completa con el cargador de 27 W que incorpora.

Después de leer nuestra review creemos que habrás llegado a conclusiones muy similares a las nuestras sobre el Lenovo Yoga Book, pero aun así nosotros te hacemos nuestro habitual resumen.

Puntos fuertes del Lenovo Yoga Book C930 en nuestra review

  1. El diseño sigue siendo su gran baza.
  2. Es extremadamente cómodo de llevar a cualquier parte.
  3. La pantalla es realmente muy buena.
  4. El lápiz óptico es algo a lo que te acostumbras con mucha facilidad.

Puntos débiles del Lenovo Yoga Book C930 en nuestra review

  1. El volumen de los altavoces es demasiado bajo.
  2. La segunda pantalla pretende emular un teclado físico sin éxito.
  3. La autonomía es mejorable.

Nuestra valoración

  1. Diseño: 9,5
  2. Pantalla: 9
  3. Hardware: 7
  4. Autonomía: 7
  5. Software: 8
  6. Precio: 7
  7. Puntuación global: 7.9

Comentarios

Deja tu opinión o comentario. También puedes preguntar cualquier duda en el foro.