El Samsung Galaxy S20 Ultra es muy difícil de reparar

El Samsung Galaxy S20 Ultra es muy difícil de reparar

Jonay Estévez |

El Samsung Galaxy S20 Ultra lleva poco tiempo con nosotros, pero hoy conocemos un dato bastante esclarecedor. El smartphone ha sido desmontado por completo y se ha llegado a la conclusión de que es muy difícil de reparar en caso de que lo necesitases.

En un momento determinado podría estropearse la pantalla, o también podrías necesitar en un futuro realizar un cambio de batería, probablemente estas son las dos reparaciones más habituales que suelen necesitar los usuarios, sobre todo, la primera de ellas.

Teniendo en cuenta que el Samsung Galaxy S20 Ultra es un teléfono caro, no es de extrañar que el coste del cambio del propio panel de la pantalla o la batería sea también elevado. En cualquier caso, en ambos casos habría que desarmar el dispositivo y es una tarea difícil.

Pantalla y batería, lo más complicado de sustituir

La famosa empresa iFixit ha detallado en su análisis que el terminal ofrece una reparabilidad de 3 sobre 10, eso quiere decir que el terminal es difícil de reparar debido a ciertos elementos que complican realizar esta labor tan importante en un momento determinado.

Lo primero y más complicado de todo el proceso de desmontaje es la separación de la cubierta trasera, existe un pegamento al que hay que aplicarle calor para poder quitar esa tapa, una acción que hay realizar con mucho detenimiento y delicadeza.

Una vez dentro, se han encontrado ciertos componentes modulares y que se pueden cambiar fácilmente y de forma independiente, algo que no ocurre con la pantalla y la batería, siendo estos componentes los más complicados de reemplazar por otros nuevos.

En caso de querer sustituir la batería del Samsung Galaxy S20 Ultra por una nueva, el usuario se la encontrará muy pegada a la carcasa, además de ofrecer unos cables de interconexión bastante complicados que dificultan esta tarea.

En cambio, si necesitas reparar la pantalla necesitarás desmontar casi al completo el teléfono, lo que aumenta el tiempo de arreglo y hace mucho más difícil esta tarea porque previamente hay que quitar otra serie de componentes hasta llegar al panel.

Un aspecto que puede sufrir mucho desgaste es el puerto USB Tipo C debido precisamente a que sustituye las funciones del jack de audio de 3,5 mm, ya que se usa para cargar el teléfono y también para escuchar música a través de él.

Como curiosidades destacadas de este desmontaje, encontramos ciertos detalles sorprendentes, son los siguientes:

  1. El módulo de la cámara abarca casi la mitad de la parte superior del teléfono.
  2. La batería del Samsung Galaxy S20 Ultra es bastante grande, tanto es así que ocupa casi la otra mitad de la parte inferior del dispositivo.
  3. Se usan tornillos de gran calidad para todo el conjunto del móvil, en este caso de la marca Philips.

Lo que se desprende de este desmontaje al completo del Samsung Galaxy S20 Ultra es que lo mejor es protegerlo adecuadamente, su reparibilidad es muy complicada debido a que la pantalla y batería son los componentes más delicados y difíciles de sustituir.

Las ventas del Samsung Galaxy S20 decepcionan

Ver Comentarios