El sensor cardíaco del Apple Watch satura las consultas médicas

El sensor cardíaco del Apple Watch satura las consultas médicas

El enfoque del Apple Watch ha ido cambiado del fitness a la vigilancia de la salud a nivel general, algo que en principio es positivo, pero supone el riesgo de saturar las consultas médicas a causa de los falsos positivos que genera.

En concreto, en el Apple Watch Series 4 se incluyó la posibilidad de realizar electrocardiogramas (ECG), un importante salto respecto a los pulsómetros convencionales, que solo indican la frecuencia de pulsaciones del corazón.

Por desgracia, un estudio realizado por investigadores del Mayo Clinic College of Medicine apunta a que el Apple Watch genera demasiados falsos positivos, en algunos casos enviándoles una alerta por ritmo cardíaco irregular que los llevó a las consultas médicas sin necesidad.

9 mejores smartwatches chinos en 2020

La detección de la fibrilación auricular es una de las capacidades estrella del Apple Watch, pero no parece que el sensor cardíaco sea todo lo preciso que debiera.

El estudio indica que apenas el 10% de los pacientes a los que el Apple Watch llevó a los hospitales de Mayo Clinic entre diciembre de 2018 y abril de 2019 realmente fueron diagnosticados con un problema del corazón.

Esto deja fuera el reciente Apple Watch Series 6, que no sabemos si es más fiable.

Imagen - El sensor cardíaco del Apple Watch satura la sanidad

En realidad, la investigación se ha basado en unos escasos 264 casos, y usando los historiales de los pacientes, así que pueden faltar algunos casos donde el Apple Watch estuvo relacionado, pero el médico no lo mencionó en el informe.

Por lo tanto, sería necesario profundizar más en el tema, aunque sí se ve un claro potencial para saturar la sanidad, pues el Apple Watch alcanza unas ventas muy elevadas. Aunque Apple afirma que las alertas del sensor cardíaco solo se mandan a un 1% de los usuarios, siguen siendo muchos si el 90% de ellas eran innecesarias.

Además, la investigación revela que muchos usuarios no siguen las recomendaciones del fabricante: el ECG no debería ser activado por menores de 22 años ni personas que tengan diagnosticada fibrilación auricular, y en los historiales de los pacientes se han visto varios ejemplos.

Por no hablar de que cada vez más marcas añaden esta función, desde el reciente Fitbit Sense al Samsung Galaxy Watch 3, que no sabemos si son más o menos exactos.

Desde luego, el riesgo de que el Apple Watch pueda saturar la sanidad es grave, y si los médicos comienzan a quejarse quizá deba reducir la sensibilidad del sensor cardíaco, sobre todo cuando el coronavirus ya está desbordando las consultas en todo el mundo.

Las pulseras fitness no son efectivas para perder peso, según un estudio

Sobre el autor
Miguel Regueira
@miguelregueira | LinkedIn

Geek de nacimiento, amo la tecnología, las redes sociales y los gadgets. Aficionado a los LEGO (¡nunca me digas que son para niños!), a los videojuegos y a todo lo que despierte mi curiosidad. Escribir para mí es como respirar, una necesidad constante.

Ver Comentarios