Lo digital acorrala al papel: Ikea abandona su catálogo y apuesta por el formato online

Lo digital acorrala al papel: Ikea abandona su catálogo y apuesta por el formato online

La muerte del papel impreso frente al formato digital no es algo nuevo, pero la noticia de hoy sí resulta inesperada: no habrá un catálogo de Ikea en 2022, pues incluso esta icónica herramienta de marketing adoptará un nuevo diseño online.

Es importante señalar que el catálogo de Ikea desaparece tanto en físico como digital, no se va a realizar un equivalente al actual para descargar en PDF o ver online. Por lo tanto, no es que Ikea ya no crea en el papel, es que incluso considera obsoletos el diseño y la presentación de uno de los elementos que la llevaron al éxito.

Desde el año 2001 que Ikea vende online, si bien el despegue en España ocurrió mucho después, cuando en 2018 comenzaron los envíos baratos desde la tienda online de Ikea. No fue sencillo adaptar la logística, y comprar muebles de gran tamaño sigue saliendo demasiado caro, pero la empresa afirma que en el último año sus ventas por Internet han crecido un 45%.

Cómo enviar online el currículum a Ikea

Es decir, necesita adaptarse a un entorno en el que los consumidores quieren ver sus productos de otra manera, desde pantallas de tamaños y ratios diversos. El actual catálogo se pensó para imprimir en papel, y resulta cómodo de ver en tablet u ordenadores, pero en smartphones la experiencia no es la óptima.

Imagen - Catálogo Ikea 2022: solo habrá versión online

¿Cuál será el sucesor del catálogo? Por ahora no lo sabemos, Ikea solo ha indicado que seguirá tratando de "inspirar a la gente a través de actuales y nuevos medios, canales y formatos". Es decir, la tienda trabaja en una nueva forma de presentar sus productos, pero ya no será el tradicional catálogo.

La primera edición se lanzó en 1951, así que el catálogo ha llegado a los 70 años antes de que el formato digital lo descontinuase. La leyenda dice que se ha imprimido más veces que la Biblia y el Corán, una idea controvertida que Ikea no desmiente ni confirma, pero sí indica que en 2016 llegó a su tirada máxima de 200 millones de ejemplares.

Que en 2022 no se imprima ni uno solo supondrá un alivio para la tala de árboles, y también un importante ahorro de costes, que no sabemos en qué medida repercutirá en el marketing de Ikea. Desde el año 2000 lanzaba el catálogo en digital y papel, con el mismo diseño en ambos casos.

Está claro que la empresa se enfrenta a retos, ahora incluso Amazon vende muebles online, y la multinacional sueca busca reinventarse en un mundo cada vez más tecnológico. De hecho, Ikea trabaja en su línea de accesorios gaming, a medio camino entre el mobiliario y la tecnología.

En el tercer trimestre de 2021 veremos un libro homenaje a la historia del catálogo (no sabemos si gratuito o de pago), y a partir de ese momento la apuesta de Ikea será por lo digital y por Internet.

Opciones como la realidad aumentada permiten ver cómo queda un mueble en una espacio determinado usando un smartphone, y sería una buena solución para el futuro. El fin del catálogo de Ikea supone un nuevo hito en el declive del papel impreso, que muchos echarán de menos, pero otros considerarán un éxito a nivel de sostenibilidad.

Bombillas inteligentes de Ikea, ¿merecen la pena?

Sobre el autor
Miguel Regueira
@miguelregueira | LinkedIn

Geek de nacimiento, amo la tecnología, las redes sociales y los gadgets. Aficionado a los LEGO (¡nunca me digas que son para niños!), a los videojuegos y a todo lo que despierte mi curiosidad. Escribir para mí es como respirar, una necesidad constante.

Ver Comentarios