¿Es fácil hackear a una persona?

¿Es fácil hackear a una persona?

El mundo del Internet puede ser un arma de doble filo para cualquiera y todos estamos de una manera más o menos expuestos, así que te podrías preguntar ¿es fácil hackear a una persona? la respuesta no es tan fácil como un sí o un no, sin embargo hemos investigado sobre las diferentes situaciones de vulnerabilidad a las que podemos estar expuestos en la red.

Nos hemos encontrado con diferentes formas en las que una persona puede ser atacada y quedar expuesta en la red por un cibercriminal, desde ataques de pishing en el correo electrónico y los móviles, violación de credenciales en las redes sociales, accesos no autorizados en los ordenadores, pérdidas de credenciales en la nube, robo de datos bancarios y muchas otras posibilidades que pueden dejar en manos de un tercero mucha información delicada.

¿Es legal contratar un hacker para Facebook o Twitter?

Ataques de phishing

Imagen - ¿Es fácil hackear a una persona?

Este es quizás el método que más éxito ha tenido en el mundo del hacking. Los ataques phishing son una de las prácticas de robo de información más populares y de las que más éxito se tiene en el mundo de los delitos digitales, por desgracia. Cada día miles de correos falsos y mensajes falsos salen a la red para intentar hacer caer a los usuarios de Internet en pequeñas trampas con el objetivo de robar datos.

Desde supuestos correos de actualización de datos en los bancos, apps superpuestas, páginas web falsas que copian el sitio original, falsos sorteos y mucho más… Pero lamentablemente, algunas personas terminan por hacerse eco y también siendo víctimas de estos ataques, dando como resultado la violación de datos, el robo de dinero, de redes sociales y mucho más.

Existen diferentes tipos de phishing, que según el nivel de importancia de la persona o el tipo de objetivo del atacante puede aumentar o disminuir.

Spear phishing

Este tipo de ataques está dirigido hacia un grupo o tipo específico de personas, que por lo regular son administradores de los sistemas de una empresa y el objetivo es que esta persona sea el medio para distribuir el método de engaño y robo de información, ya que genera más confianza en el grupo comprometido.

Whaling

Ahora nos encontramos con un tipo más especializado de phishing, ya que va detrás de personas más pesadas, se dirige a CEOs, CFOs, o cualquier persona de alto nivel y responsabilidad en una industria o una empresa específica.

Por lo regular, este tipo de correos de whaling colocan datos específicos para generar la sensación de que esa empresa se encuentra en un verdadero peligro, especialmente legal, pero deberás seguir un enlace para conocer más detalles y es en ese momento cuando se produce la infección o comienza el proceso de robo de información.

Smishing

Este es otro de los ataques de phishing más populares, se ejecutan a través de mensajes de texto o SMS. Por lo regular, el formato de este tipo de ataque incluye un link o un número al que hay que llamar para solucionar el problema planteado.

Mayormente el contenido que incluyen en este tipo de mensajes son aquellos que comprometen la seguridad de tu cuenta bancaria o de algún servicio de importancia y genera la necesidad urgente de que respondas en ese momento sin pensarlo demasiado. Al seguir el link podría pedirte colocar credenciales o ejecutar algún tipo de malware en tu móvil que les da acceso a toda tu información.

Como ves, el phishing es quizás uno de los métodos de hacking más exitosos y son los que más abundan en la actualidad.

Botnet y ransomware

Imagen - ¿Es fácil hackear a una persona?

Otro de los métodos de hackeo que lamentablemente es muy fácil de llevar a cabo son las redes botnet y ransomware, porque estos ataques solamente necesitan que una persona abra las puertas de una red y en ese momento podrán tener control de equipos y servidores, secuestrando ordenadores y también mucha información sensible para luego pedir pagos a cambio de liberar la información.

Por lo regular este tipo de ataques exigen altas sumas de dinero y se ejecutan contra organizaciones, aunque es una sola de las personas que dejó abierto el paso para la infección, pudiendo ser que ejecutó un correo con el malware sin intención, porque facilitó información sobre credenciales de acceso en una pantalla superpuesta en un ataque phishing o simplemente los datos de acceso son muy vulnerables.

Troyanos

Imagen - ¿Es fácil hackear a una persona?

Otra de las prácticas de hacking que es muy popular, fácil de utilizar y tiene millones de víctimas en el mundo cada año, es la infección con troyanos. Este tipo de ataques, que se registran desde la década de 1970 de acuerdo con los informes de la USAF, tienen un funcionamiento muy sencillo y por eso no levantan sospechas casi nunca.

Los virus troyanos fingen ser un programa o aplicación que a la persona le interesa instalar, pero al ejecutarlo puede que tenga algo del contenido que deseas o no, pero debajo de esa capa hay una infección que está recopilando toda la información local y lo envía de vuelta al servidor desde el que se descargó inicialmente “el programa”.

Este tipo de virus roba imágenes, documentos, archivos, datos, graba pantallas, detecta información sensible y también credenciales que coloques en el ordenador a partir de la presencia del malware.

Recientemente, también se incluyen los troyanos que utilizan tu ordenador como un esclavo de tareas para las que no autorizaste, por ejemplo, para minar criptomonedas sin tu autorización, como servidor intermedio de información y para gestionar ficheros no autorizados.

Ataques de denegación de servicio (DDoS)

Imagen - ¿Es fácil hackear a una persona?

Si tienes una página web debes estar atento a este tipo de ataques, porque además se encuentran entre los más fáciles de ejecutar para un cibercriminal. Este tipo ataque se ejecuta por medio de amenazas que obligan a numerosos sistemas que generalmente están infectados previamente con malware, para enviar solicitudes a un servidor web específico para bloquearlo.

De esta manera, al no tener capacidad para gestionar tantas peticiones, el servidor web se ve obligado a detenerse y eso obliga a la que la página web quede fuera de servicio, dando como resultado que no puedas entregar el contenido y ese tipo de ataques por lo regular están asociados a una amenaza o un chantaje económico.

Hackear redes sociales

Imagen - ¿Es fácil hackear a una persona?

Aunque las redes sociales podrían estar inscritas en alguna de las categorías antes mencionadas, lo cierto es que se hace necesario hablar de ellas en un apartado adicional, dado que es una de las prácticas actuales más recurrentes en el mundo del hacking, especialmente porque se hace bastante fácil de hacer para los atacantes.

El primer método para hackear redes sociales es a través del phishing, no nos vamos a extender ya que te lo hemos explicado arriba, pero es la manera más fácil de conseguirlo. Otro método es a través de software especializados que se consiguen en la deep web y cualquiera tiene acceso.

El problema de este tipo de ataques, es que pueden provenir de un conocido que previamente haya sido víctima en sus propias redes sociales y todo termina siendo una pirámide de ataques que dificilmente puedan detectarse a tiempo.

La mejor manera de evitar los ataques en tus redes sociales es siguiendo algunos de estos consejos:

  1. Evita seguir enlaces y responder mensajes sobre supuestas fotos y videos tuyos expuestos.
  2. No suministres códigos o contraseñas, incluso si la persona que te escribe es conocida, regularmente pudo ser atacado previamente.
  3. No aceptes invitaciones en redes sociales de alguien que conoces, con un segundo perfil en la misma plataforma.
  4. No ofrezcas información de ubicación exacta o números telefónicos privados en perfiles públicos.

Hackear redes WiFi

Imagen - ¿Es fácil hackear a una persona?

Esta es la última de las formas de hacking populares para las personas que hablaremos en este artículo, porque es altamente efectiva y además es mucho más peligroso de lo que piensas.

Al hackear redes WiFi, no solamente estarán robando tu Internet, porque ciertamente es un problema ya que te disminuye la capacidad de navegación y de otras tareas, sino que además están expuestos todos los dispositivos y ordenadores que estén conectados a esa misma red.

A través de una red WiFi se puede ingresar de forma local en la información de los equipos de confianza de la red, enviar información en la red local y también ejecutar secuestro de equipos.

De hecho, una de las principales recomendaciones al utilizar redes WiFi públicas es que no se debes ingresar en aplicaciones bancarias, entrar en plataformas con credenciales o utilizar la red para enviar información sensible, ya que cualquiera puede estar viéndolo en tiempo real y lo mismo puede suceder con una red WiFi que haya sido violada.

Este tipo de ataques se puede producir utilizando programas especializados en ordenadores, pero regularmente tiene que ver con la vulnerabilidad de las contraseñas utilizadas.

Muchos usuarios tienen la costumbre de utilizar la configuración nativa de un router para simplemente conectar y navegar, pero esas contraseñas por defecto no son nada robustas y fácilmente identificables por los atacantes, ya que se trata (en muchos casos) de una combinación de números en secuencias predecibles.

Conoce los ataques informáticos mundiales en un mapa en tiempo real

Sobre el autor
Henry Pinto
@SoyHenryTech | LinkedIn

Periodista, amante de la tecnología y de cualquier gadget curioso. Usuario Android desde siempre, aunque también me gusta iOS y escribo para contar mis experiencias en el apasionante mucho tech.

Ver Comentarios