22 años de WiFi: así es la historia del estándar que nos liberó de los cables

22 años de WiFi: así es la historia del estándar que nos liberó de los cables

El estándar inalámbrico WiFi ya tiene la friolera de 22 años de antigüedad, la primera y primitiva versión inicial fue lanzada oficialmente el 30 de septiembre de 1999. Estas dos décadas de historia de WiFi han supuesto una enorme evolución, con sucesivas versiones que han aumentado la velocidad de manera vertiginosa.

Antes del nacimiento de WiFi los ordenadores utilizaban un cable Ethernet (RJ-45) para acceder a Internet desde el router de ADSL o fibra. Se sigue usando en muchos dispositivos, pero no aquellos orientados a la movilidad: móviles, tablets y portátiles actuales requieren del WiFi sencillamente porque su grosor actual es menor que el propio conector del cable.

Cómo crear una red WiFi con el móvil

El WiFi ha sido y sigue siendo un complemento imprescindible de las redes 3G, 4G y 5G. Las tarifas de datos móviles al principio eran muy escasas, la velocidad muy inferior a las conexiones de ADSL o fibra de la época y la elevada latencia (tiempo de respuesta) dificulta usarlas en videollamadas o videojuegos online.

Imagen - WiFi cumple 22 años: historia, evolución y versiones

El responsable último del WiFi (o Wi-Fi) es el Institute of Electrical and Electronics Engineers, que define su funcionamiento técnico en las versiones del estándar IEEE 802.11, y ha ido mejorando sus prestaciones a lo largo de su historia.

Adicionalmente la asociación comercial WiFi Alliance promueve la adopción del sistema, trabaja en la interoperabilidad y certifica la compatibilidad de los dispositivos (aunque no es obligatorio el certificado para que un equipo con WiFi funcione correctamente).

Antes del nacimiento del WiFi real, en 1997 el estándar denominado IEEE 802.11-1997 ofreció velocidades de entre 1 y 2 Mbps usando infrarrojos, pero no fue adoptado, pues esta versión previa sufría bastantes problemas.

WiFi a y WiFi b: los precursores

Fue con IEEE 802.11a o WiFi a de 1999 cuando las redes inalámbricas nacieron. Alcanzaba hasta 54 Mbps (unos 20 Mbps en entornos reales) en la banda de 5 GHz, y usaba la hoy obsoleta codificación OFDM.

Casi mismo tiempo se lanzó IEEE 802.11b o WiFi b, que se diferencia en que usa la banda de 2,4 GHz. De este modo la velocidad baja a 11 Mbps (entre 6 y 7 Mbps reales), pero ofrece más cobertura y menos interferencias.

Estas versiones no eran compatibles entre sí, aunque los dispositivos podían soportar ambas. IEEE 802.11b tenía un buen rendimiento y permitía precios ajustados, así que fue la versión que permitió despegar a las redes inalámbricas a partir del año 2000.

WiFi g eliminó los cables a gran escala

La siguiente evolución mayor fue en 2003 con IEEE 802.11g o WiFi g, que es una evolución de WiFi b. Permite llegar a los 54 Mbps en la banda de 2,4 GHz, que en la práctica son unos 22 Mbps.

Imagen - WiFi cumple 22 años: historia, evolución y versiones

Una de las prioridades fue la compatibilidad con la anterior versión, esto hizo posible que se lanzaran dispositivos compatibles antes de que WiFi g se aprobara oficialmente, y redujo los costes. Sin embargo, combinar en una red inalámbrica equipos con WiFi b y g afectaba bastante al rendimiento.

Fue el gran "boom" del WiFi, con cada vez más dispositivos inalámbricos, y el estándar que hizo que los portátiles fueran la opción preferida, dejando de lado cada vez más los PCs de sobremesa.

WiFi 4 o WiFi n: ahora con dos bandas simultáneas

En el año 2004 se comenzó a trabajar en IEEE 802.11n o WiFi n, que posteriormente se renombró a WiFi 4. Su gran novedad es que trabaja en 2,4 GHz y 5 GHz al mismo tiempo, con velocidades de hasta 600 Mbps (entre 80 - 100 Mbps en un uso normal).

Esto aumentó velocidades, bajó las latencias y, por primera vez, los usuarios percibían que la conexión inalámbrica podía estar al nivel de un cable de red.

Eso sí, hubo un cierto "caos", con la llegada de routers y equipos compatibles mucho antes de estar ratificado WiFi n, e incluso algunas tecnologías propias de las marcas fuera del estándar.

WiFi 5 o WiFi ac: hasta 1 Gbps de velocidad

En 2014 se lanzó el protocolo IEEE 802.11ac, que se denominó WiFi ac o WiFi 5, y es el más utilizado en la actualidad. Puede alcanzar velocidades de hasta 1 Gbps (con un rendimiento real muy variable) gracias a diversas mejoras técnicas.

Supone un avance muy importante, por un lado los canales inalámbricos ocupan más espacio radioeléctrico, la codificación 256-QAM es más eficiente y el sistema MU-MIMO permite múltiples conexiones de los dispositivos al router.

Además, se introduce el beamforming, que dirige las señales hacia la zona de los equipos, en vez de enviarlas en todas direcciones por igual. En esta época se comenzó a popularizar WiFi Mesh, que permite crear una única red más eficiente usando varios routers y repetidores, pero no es un estándar interoperable entre los distintos fabricantes.

Imagen - WiFi cumple 22 años: historia, evolución y versiones

WiFi 6 persigue la eficiencia

En 2020 llegaron los dispositivos basados en IEEE 802.11ax, que se denominó WiFi 6, renombrando de paso las versiones anteriores, aunque en ocasiones se lo llama WiFi ax.

No aumenta demasiado la velocidad máxima, pero es más eficiente en zonas con muchas redes WiFi, baja la latencia o tiempo de respuesta, es más estable y reduce el consumo de batería de los equipos conectados.

Para ello usa una nueva modulación OFDMA, amplía las prestaciones de MU-MIMO, añade codificación 1024‑QAM y el nuevo cifrado de redes WPA3. Además, la revisión WiFi 6E trabaja en la banda de los 6 GHz, mucho más rápida, aunque con alcance claramente inferior.

De cara al 2024 debería llegar WiFi 7, basado en IEEE 802.11be, que alcanzaría velocidades hasta 30 Gbps, reduciría la latencia y el consumo de energía, pero por ahora es un proyecto en una fase temprana.

En conclusión, la historia del WiFi es una historia de evolución, y esta tecnología no va a desaparecer en breve, aunque es cierto que la mayor velocidad del 5G, junto a las tarifas de datos ilimitadas, puede hacerlo innecesario en algunas circunstancias.

Cómo mejorar la cobertura WiFi

Sobre el autor
Miguel Regueira
miguelregueira | LinkedIn

Geek de nacimiento, amo la tecnología, las redes sociales y los gadgets. Aficionado a los LEGO (¡nunca me digas que son para niños!), a los videojuegos y a todo lo que despierte mi curiosidad. Escribir para mí es como respirar, una necesidad constante.

Ver Comentarios