ChatGPT cuesta 700.000 dólares al día: podría entrar en bancarrota en breve

ChatGPT cuesta 700.000 dólares al día: podría entrar en bancarrota en breve

ChatGPT cuesta 700.000 dólares al día, podría entrar en bancarrota en breve. Para bien o para mal, OpenAI, la empresa detrás del bot de inteligencia artificial, fue la que hizo explotar el desarrollo en masa de esta tecnología, el problema es que no se dimensionó lo suficiente y sus gastos no se equiparan a sus ganancias.

Podría ser que la entrada de Microsoft a la mesa de OpenAI con dinero fresco permitió que por algunos meses la empresa tuviese oxígeno suficiente para garantizar sus operaciones, pero si no suena la caja registradora, tarde o temprano, llegará la bancarrota.

La app de ChatGPT llega a Android: regístrate para descargarla cuando esté disponible

ChatGPT: El elefante en la sala de OpenAI

Diariamente, ChatGPT le cuesta a OpenAI 700.000 dólares que son cubiertos hasta ahora por Microsoft. Pero a ese mismo ritmo no está funcionando la monetización de Chat GPT-3.5 y Chat GPT-4, por lo que no se ha logrado producir un punto de equilibrio en toda su operación.

Pero el problema es todavía más profundo, porque no solamente dejó de crecer, sino que la base de usuarios cae mes a mes. Tan solo al cierre de junio de 2023, se fueron el 12 % de los usuarios, unos 200 millones de personas.

Otro de los retos de OpenAI ahora mismo es el uso de su API, porque muchas empresas que emplazaban a sus empleados y usuarios a entrar en ChatGPT, ahora tienen el API de la empresa y tienen sus propios chatbots con inteligencia artificial, así que ya no necesitan del GPT.

La crisis se agudiza todavía más, cuando existen varios modelos de chat conversacionales con inteligencia artificial de código abierto y completamente gratis disponibles en Internet, por lo que no todo el mundo desea pagar por ello, a menos que requieran el uso de licencias.

Pero la guinda del pastel es el enfrentamiento entre OpenAI como empresa y su CEO Sam Altman. Mientras que la organización busca la rentabilidad inmediata, el creador no tiene en su hoja de ruta las ganancias, en su lugar se está ocupando del desarrollo y el manejo de las regulaciones que se establecen en torno de la inteligencia artificial, como un referente de opinión al respecto.

Lo cierto es que Altman está dando señales cruzadas sobre lo que pasa con su propia creación, pidiendo que sea el gobierno el regulador de la inteligencia artificial, lo que hace que mucho piensen que el empresario tecnológico muestre cierto arrepentimiento del monstruo que él mismo creó.

La salida más próxima que puede tomar OpenAI para salvarse de la quiebra, es realizar una oferta pública inicial en la que sería devorada por un conglomerado tecnológico y pasaría entonces a las filas de un gigante, lo que de inmediato le haría pasar a ser una de las líneas de desarrollo y no una empresa independiente en sí misma.

Vía: First Post

6 grandes novedades que llegan a ChatGPT para revolucionar la IA

  • Ver Comentarios