Los Macs con chip M1 también pueden ejecutar programas de Windows

Los Macs con chip M1 también pueden ejecutar programas de Windows

Los nuevos Macs con procesador M1, basados en la arquitectura ARM, están generando unas sensaciones bastante buenas, y una sorpresa inesperada es la facilidad con que pueden ejecutar los programas de Windows, a pesar de requerir varias capas de emulación.

Ejecutar los programas de Windows no es una opción nativa en los nuevos Macs M1, ni tampoco en aquellos basados con Intel. En este último caso era posible utilizar una máquina virtual para iniciar Windows dentro de macOS, o bien crear un doble arranque para elegir macOS o Windows al encender el equipo.

Los modelos con procesador Apple M1 tienen más complicadas estas dos opciones, pues usan la arquitectura ARM en vez de x86 como los chips de Intel. Sin embargo, los creadores de CrossOver acaban de darse cuenta de que su herramienta hace posible usar programas de Windows sin que siquiera la hayan optimizado.

CrossOver es un software de la empresa CodeWeavers que permite ejecutar programas diseñados para Windows en macOS, Linux o Chrome OS. No es una máquina virtual, en realidad no hay una versión completa de Windows funcionando por detrás, lo que ahorra recursos en el ordenador y el pago de la licencia del sistema operativo a Microsoft.

Imagen - Los Macs con chip M1 también pueden ejecutar apps de Windows

CrossOver traslada los comandos de Windows a los del sistema anfitrión, y funciona incluso con juegos, que suelen ser bastante exigentes. Pues bien, los desarrolladores de CodeWeavers lo han probado en el MacBook Air con M1 más barato (el primero que han conseguido) y ha funcionado sorprendentemente bien.

Utilizando CrossOver 20.02.2 y la beta de macOS Big Sur 11.1 han hecho funcionar el gestor de finanzas Quicken, Among Us para Windows y hasta Team Fortress 2, si bien este último juego no va del todo fluido, pero sí es perfectamente jugable.

Les resulta llamativo que nada falle, pues el software de Windows se adapta a macOS mediante CrossOver, al tiempo que el chip M1 debe hacer la emulación de x86 a ARM en segundo plano.

Las promesas de rendimiento de los procesadores Apple Silicon eran muy elevadas, al igual que la compatibilidad del sistema Rosetta 2, pero parece que se están cumpliendo, y la transición será fluida.

Por supuesto, Apple preferiría que no usáramos programas de Windows en los Macs con chip M1, pero a nivel técnico es posible, con una herramienta que cuesta menos de 60 euros y aún ni siquiera ha sido optimizada.

MacBook Pro se renueva con Apple M1: todos los detalles

Sobre el autor
@miguelregueira | LinkedIn

Geek de nacimiento, amo la tecnología, las redes sociales y los gadgets. Aficionado a los LEGO (¡nunca me digas que son para niños!), a los videojuegos y a todo lo que despierte mi curiosidad. Escribir para mí es como respirar, una necesidad constante.

Ver Comentarios