¿Qué es el protocolo TCP/IP?

¿Qué es el protocolo TCP/IP?

Conectarse a la red de redes se ha convertido en una operación aparentemente simple en un buen dispositivo, pero esconde múltiples tecnologías, estándares y protocolos. De estos últimos hay dos especialmente importantes, TCP e IP, denominados conjuntamente TCP/IP, de los que vamos a dar unas explicaciones.

Un protocolo es un conjunto de normas y reglas a seguir en casos determinados. En informática sirve para crear estándares, indispensables para Internet, un sistema de comunicación con millones de equipos distintos.

Aunque suele aparecer denominado modelo o protocolo TCP/IP, en singular, realmente hablamos de un conjunto que ha ido evolucionando y perfeccionándose con el tiempo. Con ellos la circulación de información de manera correcta y ordenada está garantizada, y es la base de Internet, junto a los servidores DNS.

Imagen - ¿Qué es el protocolo TCP/IP?

Un poco de Historia

El precedente de Internet, llamado Arpanet, empezó a funcionar en 1969, el mismo año en el que un ser humano ponía el pie en la Luna. Después de años de estudios y esfuerzos, dos ordenadores podían enlazarse para enviar y recibir información.

En 1971 se creó el primer sistema de correo electrónico y un año después la red alcanzó Europa. Francia inició un proyecto similar (CYCLADES) y mediante un enlace vía satélite, Noruega y el Reino Unido se unieron a ARPANET.

Uno de los mayores problemas fue crear algún estándar o protocolo para poder enlazar cualquier equipo y controlar el flujo de datos de modo continuo y fiable. Así se desarrolló el NCP (Network Control Protocol), un antecedente del TCP/IP, a finales de 1970.

Dos de los cerebros de esta revolución tecnológica, Vinton Cerf y Robert Kahn, pensaron en mejorar el NCP y en 1972 publicaron su concepto de protocolo TCP/IP, aunque no se impuso hasta comienzos de la década de los 80.

TCP: envío de paquetes de datos

Las siglas corresponden a Transmission Control Protocol o Protocolo de Control de Transmisión. Su importancia es enorme, pues permite la conexión de dispositivos en una misma red, si bien no es el único en su clase.

Aunque no se lo nombre con tanto frecuenta, el UDP o Protocolo Datagrama de Usuario sigue empleándose en el día a día y ambos son los que los usan sistemas de intercambio de archivos.

Una gran ventaja que posee TCP es que otorga gran seguridad a la integridad de los datos enviados. De la misma manera que cuando recibimos un envío físico nos aseguramos de que llega bien, TCP verifica los paquetes de información. Mediante un sistema automático comprueba los posibles errores, si bien merma su velocidad respecto a UDP.

En cambio, UDP no confirma si los datos han llegado bien, así que es más rápido. En tareas estándar se prioriza la fiabilidad de TCP, mientras que UDP se emplea cuando la respuesta instantánea es lo más importante (videollamadas, streaming de contenidos, gaming online, etc.)

IP: las direcciones de Internet

Aquí hablamos de Internet Protocol o Protocolo de Internet, una identificación que posee cualquier dispositivo que se conecta a la red. Algunos, de manera muy simplificada, podrían definirlo como una especie de número de teléfono, pero realmente es mucho más complejo.

Una dirección IP que identifica a un equipo frente al resto de la red usa un formado de este estilo:

192.168.0.1

Igual que TCP, es un protocolo de comunicación que trata de asegurar que los datos digitales puedan fluir correctamente. También, como TCP, tiene carácter bidireccional, esto es, funciona en ambos sentidos, de la misma forma que cuando hablamos por teléfono podemos hablar y escuchar.

Otro elemento básico del IP es el enrutamiento o búsqueda de un camino óptimo para que la información pueda llegar a su destino. Esta viaja por el método que se denomina de paquetes conmutados. Cada paquete, además de sus datos propios, contiene la ruta que debe seguir.

Actualmente IP maneja dos tipos de algoritmos o instrucciones básicas: estáticos y dinámicos. De forma simple, los del primer tipo se podrían definir como direcciones que no cambian, mientras que los segundos sí lo hacen. No es que ninguna sea superior a otra ya que tienen sus ventajas e inconvenientes.

Una IP estática puede sufrir problemas ante alteraciones de la red, pero normalmente es más rápida y óptima para ciertas aplicaciones. Si es dinámica, no obstante, puede cambiar ante problemas o cambios en el servidor, adaptándose a la nueva condición.

Imagen - ¿Qué es el protocolo TCP/IP?

Sin olvidar que tampoco es lo mismo IP pública que privada y la diferencia puede ser importante para la seguridad. La primera es igual que la que tiene nuestro ordenador cuando nos conectamos a Internet. En el caso de varios dispositivos conectados a nuestra WiFi doméstica, hablaríamos de IP privada.

Al final, el protocolo TCP/IP sostiene todo el funcionamiento de Internet, los equipos no se podrían comunicar entre sí de no ser por estas reglas comunes, y 50 años después de su creación sigue siendo un elemento tecnológico clave.

Cómo localizar una dirección IP

Sobre el autor
Ver Comentarios