Por qué OS X se ha vuelto mucho más difícil de usar que Windows

Por qué OS X se ha vuelto mucho más difícil de usar que Windows

Miguel Regueira |

OS X arrastra una fama de ser un sistema operativo muy superior a Windows, que da menos problemas y mucho más sencillo de usar. No es de extrañar, porque una de las mejores versiones de OX S (Leopard, de 2009) coinicidió en el mercado con el desastroso Windows Vista (que salió en el mismo año). Si a eso le sumamos que Apple se trata de una compañía con mucho prestigio y Microsoft siempre recibe críticas, el resultado es que tenemos una percepción equivocada de sus sistemas operativos.

Los Windows modernos son mejores que las anteriores versiones, mucho más fiables y prácticos. OS X no ha empeorado, pero Apple ha estado más centrada en el iPhone y en el iPad que en sus ordenadores Mac. Así que las cosas se encuentran mucho más igualadas de lo que solemos creer.

Windows 8, la excepción 

En este artículo nos vamos a centrar en explicar que OS X se ha vuelto mucho más difícil de usar que Windows, pero hemos de hacer una excepción: no tendremos en cuenta Windows 8, que cambió por completo su interfaz, y confundió a millones de usuarios con sus novedades.

Imagen - Por qué OS X se ha vuelto mucho más difícil de usar que Windows

Creo que resulta razonable dejar de lado Windows 8 porque parece evidente que Microsoft ya no cree en sus ideas: el 29 de julio llega Windows 10, y recupera el menú Inicio, las aplicaciones ya no se ejecutan a pantalla completa y el modo táctil se ha vuelto secundario. Así que vamos a comparar la experiencia tradicional de Windows 7 o Windows 10 con la de OS X.

Los trackpads, el gran problema

Se supone que en OS X siempre ha sido fácil empezar a trabajar, todo está en su sitio y es intuitivo. Sin embargo, Apple decidió hacer más potente su sistema operativo gracias al uso de gestos en su trackpad y esto ha tenido un precio: se ha transformado en un software más complicado, y se hace necesario un aprendizaje para usar un Mac.

En Windows todos los elementos de la interfaz se ven en la pantalla, y sólo hay que explorar con el ratón para localizarlos. En OS X las funciones se pueden usar también con un ratón tradicional, pero realmente la idea es que empleemos gestos de varios dedos para acceder a las posibilidades del sistema. Por ejemplo, el sistema de notificaciones, la gestión de ventanas, el lanzador rápido de aplicaciones, el cambio rápido de programas a ventana completa...

Imagen - Por qué OS X se ha vuelto mucho más difícil de usar que Windows

Es verdad que estos gestos de OS X aumentan nuestra productividad, pero para un novato memorizarlos resulta complicado, ya que son muchos y muy variados. Se usan distintos números de dedos y diferentes gestos para cada acción. Al final, hay una curva de aprendizaje para usar OS X que no existe en Windows, donde los gestos en el trackpad no tienen mucha importancia.

Force Touch y los ajustes

Por si esta dificultad no fuera suficiente, hace poco salió el MacBook de 12 pulgadas con un nuevo trackpad Force Touch que detecta distintas presiones. Esta característica se está extendiendo por toda la gama de portátiles, y complica aun más la experiencia de usuario.

Y es que son más posibilidades que memorizar, muchas más. Al hacer fuerza sobre el trackpad Force Touch se realizan acciones secundarias, pero en cada programa ejecuta una acción distinta, así que acabamos por vernos obligado a recordar las funciones o ignorar esta prestación. Por supuesto, en Windows no tenemos ese problema.

Imagen - Por qué OS X se ha vuelto mucho más difícil de usar que Windows

Otro aspecto que me preocupa de OS X es lo excesivamente sencillos que son los ajustes del sistema, sin casi opciones. Los de Windows resultan muchísimo más complejos. Entonces, ¿por que digo que OS X es más complicado? Porque un usuario básico lo tendrá mucho más fácil para configurar los detalles básicos de su Mac, pero si no encuentra algo en los ajustes, deberá recurrir a la consola de comandos.

Un novato ta vez se vea un poco confundido con todas las posibilidades de configuración de Windows, es verdad, pero poco a poco se adapta. Según necesite acceder a ajustes más complejos, Windows se los va a a ofrecer, sin necesidad de usar la consola de comandos.

Dos conceptos muy distintos

La verdad es que Windows y OS X son sistemas operativos muy distintos. Con la llegada de Windows 10, no me atrevería a decir que uno es mejor que otro, están bastante igualados, y cada uno tiene sus puntos fuertes y débiles.

Imagen - Por qué OS X se ha vuelto mucho más difícil de usar que Windows

Pero sí que he querido expresar mi opinión sobre los Mac, unos ordenadores de una calidad fuera de toda duda, pero que no son tan sencillos de usar e intuitivos como se suele pensar. Desde mi punto de vista, un usuario sin ninguna idea de informática tardaría más tiempo en dominar OS X que Windows, algo muy significativo.

¿Qué opinas de este tema? ¿Crees como yo es que OS X se ha vuelto mucho más difícil de usar que Windows, o piensas que me equivoco?

Ver Comentarios