Windows y el bloatware: mi experiencia personal

Por Miguel Regueira |

Recientemente he adquirido un pequeño portátil para los contados viajes que hago. Solo lo usaré unos pocos días al año, y luego quedará en un cajón guardado, por si mi ordenador principal se estropeara y debiera recurrir al portátil como sustituto durante unos días. Pero mi experiencia personal con Windows y el bloatware me hace dudar del sentido de algunas configuraciones.

Mi deseo era comprar uno de los mejores portátiles Windows, que ya te presentamos, pero... ¿gastar más de 1.000 euros en algo que apenas voy a usar? Así que me decidí un miniportátil de unos 300 euros. Yo sabía que los procesadores actuales, incluso los de gama baja, sirven para tareas básicas. Y Windows 10 se trata de un sistema realmente ligero.

White Days de BQ, descuentos de hasta 80 euros por Navidad

Pero todo se echó a perder por el bloatware, esos programas que las marcas instalan por defecto en los ordenadores nuevos con Windows, y que pueden volverse un verdadero incordio. No vamos a mencionar al fabricante, porque muchos venden modelos similares, y el bloatware se trata de un problema extendido en la industria. Pero sí que vamos a profundizar en un tema muy polémico.

Windows, con bloatware, es inusable

 

Imagen - Windows y el bloatware: mi experiencia personal

Como soy curioso, solo eliminé algunos de los programas más molestos incluidos tras abrir mi portátil. Luego actualizé Windows 10 e instalé algunas utilidades básicas: navegadores, mensajería, editor de fotos... Es decir, lo que haría un consumidor que no es experto en tecnología.

El resultado lo encuentro desolador: tal y como viene el ordenador, la experiencia que ofrece es nefasta. Entrar en una página web tarda muchísimo, abrir tres o cuatro aplicaciones bloquea el sistema operativo, la fluidez del sistema deja muchísimo que desear... Nos venden ordenadores llenos de basura que es imposible que nos dejen satisfechos.

Así que me dispuse a desinstalar todo el bloatware de Windows. El proceso fue largo, pero cuando lo dejé limpio pensé que mi pesadilla había acabado. Me encontraba muy equivocado.

Incluso sin bloatware, el ordenador iba mal, realmente lento. Sabía que había gastado poco en el portátil, pero me extrañaba ese resultado. No es lo que esperaba con esa combinación de hardware y Windows 10, que resulta común en el mercado. Así que me dispuse a descubrir qué pasaba con ese Windows lleno de bloatware.

Windows limpio, un placer

Imagen - Windows y el bloatware: mi experiencia personal

    Noticias recientes
  1. Premios 2018 de El Grupo Informático: conoce los finalistas
  2. ¿Hemos dicho adiós al notch?
  3. MásMóvil regala 5 GB de datos a sus clientes por Navidad
  4. Fitbit OS 3.0 es oficial con importantes mejoras y nuevas apps de salud y actividad

Mi teoría es que ese Windows no sólo tenía el bloatware que se veía, sino que de fábrica venía con algún "problema" oculto. Resolverlo podría volverse demasiado complicado, así que me dispuse a instalar una copia de Windows limpia. Era lo que debería haber hecho desde el principio, lo sé, pero como entusiasta de la tecnología me gusta experimentar y conocer a qué se enfrentan los usuarios en el día a día.

La nuevo instalación no fue sencilla. A pesar de que Microsoft facilita mucho la creación de pendrives con imágenes de Windows, al terminar el proceso no tenía Wi-Fi. Así que no podía bajar los demás drivers de Windows Update. Tuve que meterlos en el pendrive, e instalarlos usando el teclado, ya que el trackpad no funcionaba.

¿El resultado? Obviamente, el portátil es sencillo y funciona lento en general, pero con la instalación limpia de Windows se podía usar para tareas sencillas. La diferencia frente a la versión con bloatware resultaba abismal. Realmente, si yo fuera un usuario novato que no supiera instalar Windows, hubiera tenido que devolver el PC.

Microsoft debe actuar contra el bloatware

Imagen - Windows y el bloatware: mi experiencia personal

Cuando compramos un Mac o un Chromebook, se encuentra listo para funcionar al salir de la caja. Al adquirir un ordenador Windows, podemos encontrar un desastre. Ya sé que el bloatware supone un ingreso extra para los fabricantes que permite abaratar los equipos, pero... ¿vale la pena comprometer la experiencia hasta tal punto por unos pocos euros?
 
Me parece gravísimo tener que instalar un Windows limpio para que el ordenador funcione aceptablemente bien. Microsoft, como la empresa que dirige el ecosistema, necesita actuar. A día de hoy domina el mercado, pero con los Chromebooks y los Mac las cosas se complican. Si no hace algo contra el bloatware, un día puede encontrarse con que Windows se ha convertido en sinónimo de "lentitud" entre los consumidores.

¿Qué opinas de mi experiencia? ¿Has sufrido problemas así de graves con el bloatware, o te has bastado con desinstalarlo para disfrutar de tu nuevo PC?

Comentarios

Deja tu opinión o comentario. También puedes preguntar cualquier duda en el foro.