Así son las alternativas a Radar Covid en otros países europeos

Así son las alternativas a Radar Covid en otros países europeos

Radar Covid, la app creada por el Gobierno para el rastreo del COVID-19 en España, cuenta con muchas similitudes respecto a las aplicaciones creadas en otros países de Europa con el mismo objetivo. Todas ellas persiguen alertar de posibles contactos con personas afectadas por el coronavirus.

Las autoridades europeas se encuentran dando los pasos para conectar las apps de los principales países para hacerlas más efectivas.

Con esta intención, la Comisión Europea ha anunciado recientemente que seis países (República Checa, Dinamarca, Alemania, Irlanda, Italia y Letonia) comenzaban a participar en un proyecto de prueba que enlaza sus respectivas apps y avisa a posibles infectados.

Imagen - Comparativa: Radar Covid y otras apps del COVID-19 en Europa

De momento, la aplicación española Radar Covid, de la que te contamos aquí todos los detalles, no se encuentra entre las incluidas en el proyecto, si bien la idea es conseguir un enlace global de las aplicaciones de rastreo del COVID-19 de todos los países europeos.

Aprovechamos esta circunstancia para analizar las apps utilizadas para luchar contra el coronavirus en algunos de los países del Viejo Continente.

Radar Covid ya disponible, la app oficial del coronavirus

NHS Covid-19 (Gran Bretaña)

Imagen - Comparativa: Radar Covid y otras apps del COVID-19 en Europa

La última en llegar. El gobierno británico ha activado recientemente NHS Covid-19, su aplicación de rastreo de contactos de coronavirus, que está disponible tanto para Android como para iOS.

La aplicación está basada en la tecnología Bluetooth y mandará una alerta a todos los usuarios que han pasado 15 minutos o más a una distancia de menos de dos metros de individuos que también se hayan descargado la app y hayan dado positivo por COVID-19. En este caso, se comporta del mismo modo en que lo hace Radar Covid en España.

Una funcionalidad de la app británica que no tiene su homóloga española es que los clientes de pubs y restaurantes de Reino Unido podrán utilizarla para dar sus datos a los responsables de estos establecimientos. Para ello, cuentan con un lector de código QR.

De este modo, en caso de conocerse que un positivo ha estado en el local será más sencillo rastrear los posibles contagios entre los consumidores del mismo.

NHS Covid-19 está disponible en varios idiomas en los territorios británicos de Inglaterra y Gales.

Stayaway Covid, la app contra el coronavirus de Portugal

Imagen - Comparativa: Radar Covid y otras apps del COVID-19 en Europa

A principios del mes de septiembre, el presidente portugués António Costa presentaba la app Stayaway Covid como fórmula de controlar el incremento de casos en el país. Costa hacía un llamamiento a la responsabilidad, asegurando que descargarla era un “deber cívico”.

Realmente, funciona de un modo muy similar a Radar Covid, alertando a todos aquellos que hayan estado en contacto durante al menos un cuarto de hora y a menos de dos metros de distancia con algún positivo.

En el caso portugués, la polémica saltó pocos días después del lanzamiento de Stayaway Covid. Y es que, en un país con diez millones de habitantes, se constató que al menos 800.000 móviles resultaban incompatibles con el software necesario.

StopCovid busca el control de los brotes en Francia

Imagen - Comparativa: Radar Covid y otras apps del COVID-19 en Europa

Francia es un país especialmente sensible con la protección de datos de sus ciudadanos. No es de extrañar, pues, que la puesta en marcha en el mes de junio de su app de rastreo de coronavirus, StopCovid, levantara una considerable polémica.

Al igual que Radar Covid, funciona por Bluetooth y no registra ningún tipo de datos o geolocalización. Su uso es muy similar a la española y manda una alerta cuando un usuario ha estado a menos de un metro de otro usuario registrado al que se le ha detectado la enfermedad.

Como decíamos, la principal diferencia en este caso está en la poca disponibilidad francesa a descargársela al considerar que amenazaban sus libertades individuales. En un país con 67 millones de habitantes, tan solo ha sido descargada en 2,3 millones de ocasiones.

Se estima que para que estas herramientas de rastreo sean realmente útiles deben habérselas descargado un 60% de la población.

A comienzos de abril, el Gobierno español lanzaba la app denominada Asistencia COVID-19 que despertó una polémica similar entre los españoles. La controversia en este caso se basaba en que podía implicar cierta intromisión en la vida privada de los ciudadanos y en las dudas sobre si la app del Gobierno podía geolocalizarnos.

Corona Warn, la herramienta de rastreo de Alemania

Imagen - Comparativa: Radar Covid y otras apps del COVID-19 en Europa

También en junio surgió Corona Warn, la app alemana para rastrear los contagios de coronavirus. En este caso, los alemanes han sido más sensibles a su utilidad, ya que se la han descargado casi 18 millones de móviles.

Pese a ello, y teniendo en cuenta que la población alemana se acerca a los 80 millones de habitantes, tampoco alcanzamos el 60% de la población de la que hablábamos.

En el caso de Alemania, la principal dificultad se ha hallado en las estrictas normas legales de privacidad, mucho mayor que en países como España, donde, incluso, el BOE autorizó el control de la población durante la cuarentena por medio de la ubicación del móvil.

La app alemana utiliza el mismo sistema descentralizado por Bluetooth que se utiliza en Radar Covid, por lo que se prevé que, a corto plazo, puedan estar conectadas junto a otras aplicaciones europeas.

Más de 5.000 personas que han dado positivo en Alemania han registrado su situación en Corona Warn, que, además, está ya conectada a más del 90% de los laboratorios farmacéuticos del país. Estos datos indican que es uno de los países que mejor uso está dando a las herramientas de lucha contra el coronavirus.

Inmuni, la app para “cazar positivos” en Italia

Imagen - Comparativa: Radar Covid y otras apps del COVID-19 en Europa

Un estudio del Trinity College de finales de junio aseguraba que Inmuni, que acababa de salir en ese momento, activaba incorrectamente notificaciones de falsos positivos en un 50% de los teléfonos que la tenían descargada.

Quizá por ello tampoco se puede decir que la aplicación italiana haya sido un éxito y menos del 10% de la población se la ha descargado, lo que hace que disminuya notablemente su eficacia.

En relación a su funcionamiento, comparte las características de Radar Covid, basando su utilización en el rastreo por Bluetooth y alertando del contacto con individuos que hayan dado positivo por coronavirus.

Necesidad de una descarga masiva de las apps

Como hemos podido comprobar, las aplicaciones de rastreo del COVID-19 cuentan con muchas similitudes entre sí. Por otro lado, aún les queda un largo camino por delante para convencer a los ciudadanos de que una descarga masiva es la única fórmula de convertirse en una herramienta útil.

Como en otros aspectos de la pandemia, la responsabilidad de cada persona es la única fórmula para aliviar los estragos de la misma. En España, más de cuatro millones se han descargado ya Radar Covid, pero todavía estamos muy lejos de las cifras necesarias para que la herramienta muestre toda su eficacia.

A partir de los datos de esta comparativa, podemos afirmar que necesitamos la colaboración entre los ciudadanos y los diferentes países europeos para que la ayuda de la tecnología sea efectiva contra el COVID-19.

Google Maps indicará los lugares con más COVID-19

Sobre el autor
LinkedIn

Periodista. Nada me gusta más que contar historias y a eso me he dedicado en diferentes editoriales como Planeta o el Grupo Godó. Cada día, los avances tecnológicos me dejan con la boca abierta. Intento entenderlos para luego explicarlos en El Grupo Informático.

Ver Comentarios