Rocket Lake-S: así son los Intel Core de 11º generación para el gaming

Rocket Lake-S: así son los Intel Core de 11º generación para el gaming

Intel ha llevado la delantera en los procesadores gaming durante muchos años, y los nuevos Intel Core S de 11º generación, también conocidos con su nombre en clave Rocket Lake-S, quieren evitar que los AMD Ryzen copen ese mercado.

Estamos hablando de chips para ordenadores de sobremesa, con un rendimiento muy elevado, lo que supone un consumo también alto, probablemente hasta de 125 W.

Los Intel Core de 11ª generación de portátiles se lanzaron hace casi dos meses, pero los entusiastas exigen novedades en los equipos de escritorio, especialmente los gamers.

Los Rocket Lake-S proponen más potencia y también una mayor optimización. Por ahora los detalles son escasos, pero Intel habla de frecuencias muy elevadas (se especula con 5,5 GHz) en chips de hasta 8 núcleos y 16 hilos, con un aumento en las instrucciones por ciclo de reloj (IPC) superior al 10%.

Animal Crossing recibe eventos de Navidad, Acción de Gracias y nuevos contenidos

Eso sí, Intel sigue confiando en el proceso de 14 nm para fabricar los Rocket Lake-S, muy por debajo de los 7 nm de los AMD Ryzen 4000, así que habrá que ver hasta qué punto ha logrado mantenerse competitiva con un proceso obsoleto.

Imagen - Intel Rocket Lake-S: características y novedades

Los Intel Core S de 11ª generación se enfocan al gaming, y a otras tareas complejas, como edición de vídeo 4K, modelado 3D o cualquiera que exija muchos recursos. Además, amplían sus posibilidades para hacer overclocking en aquellos modelos que lo soporten.

Las gráficas integradas de Rocket Lake-S suponen un avance importante, al basarse en la nueva arquitectura Intel Xe, que sube su rendimiento hasta un 50%.

De todas formas, para el gaming lo lógico será optar por una gráfica Nvidia RTX 3000 o una AMD Radeon RX 6000, al menos mientras no llegan las prometedoras Intel Xe-HPG gaming de sobremesa.

Para conectar gráficas y otros componentes, los Intel Core S de 11ª generación ofrecen hasta 20 líneas PCIe 4.0, y se soporta memoria RAM DDR4-3200. También la tecnología Quick Sync que se encarga de decodificar por hardware el vídeo, incluyendo códecs actuales como HEVC/VP9 y AV1.

A nivel de salida de vídeo, se admiten DisplayPort 1.4a y HDMI 2.0b, con tres monitores 4K o dos monitores 5K simultáneos, en ambos casos con refresco a 60 Hz.

Otra función destacada es Deep Learning Boost, destinada a la inteligencia artificial, aunque por ahora quedan bastantes detalles que conocer al respecto, pues los nuevos procesadores llegarán principios de 2021.

En consecuencia, no se han compartido precios ni modelos concretos, así que tendremos que esperar a que se acerque su lanzamiento para conocerlos.

Los nuevos Intel Core S 11ª generación parecen interesantes, pero quedan bastantes datos que concretar, y al final serán las comparativas de rendimiento con los AMD Ryzen las que determinarán la elección de los jugadores para su próximo PC gaming.

12 mejores monitores gaming en 2020

Sobre el autor
@miguelregueira | LinkedIn

Geek de nacimiento, amo la tecnología, las redes sociales y los gadgets. Aficionado a los LEGO (¡nunca me digas que son para niños!), a los videojuegos y a todo lo que despierte mi curiosidad. Escribir para mí es como respirar, una necesidad constante.

Ver Comentarios