¿Qué es el "doomscrolling"? Probablemente te esté afectando más que nunca con la pandemia

¿Qué es el "doomscrolling"? Probablemente te esté afectando más que nunca con la pandemia

El término "doomscrolling", a veces también denominado "doomsurfing" se lleva escuchando bastante durante la pandemia de coronavirus, aunque no se trata de un comportamiento nuevo. Vamos a profundizar en qué es el doomscrolling, cuál es su origen y cómo intentar evitarlo.

En esencia, hacer doomscrolling es leer muchas noticias sobre un tema negativo, ya sea en redes sociales o medios online, hasta el punto de que nos entristece o causa ansiedad. Una cantidad de información negativa que sobrepasa la necesaria para conocer bien un tema, por lo que se considera dañina.

Radar Covid: ¿cuánta batería gasta?

Con el confinamiento del coronavirus la práctica se ha exagerado: podemos pasarnos muchos minutos leyendo artículos o tweets sobre los problemas que el COVID-19 está causando, en una especie de "adicción" a las malas noticias que afecta a nuestro ánimo.

De hecho, el término se compone de las palabras "doom" ("perdición" en inglés) y "scroll" (bajar por una página web o app), que ya deja claro a qué se refiere.

¿Sufro de doomscrolling?

Aunque no es fácil poner un límite objetivo entre la información normal y el doomscrolling, quien se ve afectado habitualmente lo puede identificar. Si ya hemos leído las novedades sobre la pandemia del día, y seguimos buscando información trágica, pero poco relevante para nosotros, estamos haciendo doomscrolling.

De hecho, hace poco supimos que las webs de bulos del coronavirus tienen más visitas que las oficiales. Una mezcla de morbo y la idea de que más información nos pone a salvo genera este tipo de navegación que se acerca a lo compulsivo.

Imagen - ¿Qué es el "doomscrolling"?

El doomscrolling se basa en instintos naturales muy necesarios: ver las partes negativas de algo nos ayuda a la supervivencia, pues así podemos plantear estrategias para superarlas.

Sin embargo, en ocasiones los resultados son contraproducentes. Tras meses de confinamiento, a veces incluso sin trabajo o entretenimiento de calidad, existe ese riesgo de pasar mucho tiempo en Internet leyendo problemas y desgracias que nos perjudican a nivel anímico.

Cómo evitar el doomscrolling

Una de las claves para no caer en el doomscrolling es conocer que existe, y que nos puede estar haciendo daño en una situación ya mala de por sí. Además, algunas ideas nos ayudarán a sobrellevarlo:

  1. Limitar el tiempo dedicado a la información, con 15 o 30 minutos debería bastar.
  2. Leer las noticias a una hora fija, nunca revisarlas de forma continua.
  3. Valorar lo que leemos, ¿realmente necesitamos esa información adicional?
  4. Analizar cómo nos sentimos mientras estamos informándonos.

Si bien aplicaciones como Radar Covid o el nuevo sistema de Google Maps que indica las zonas con más COVID-19 son útiles para frenar la pandemia, a veces la tecnología puede suponer un problema si no la utilizamos de manera adecuada.

En general, conocer el doomscrolling nos ayudará a evitarlo o, como mínimo, a ser conscientes de que tiene efectos sobre nuestro bienestar mental, generando la sensación de que las cosas son peores que en la realidad.

¿Quién te "espía" más? ¿Radar Covid, Facebook o TikTok?

Sobre el autor
@miguelregueira | LinkedIn

Geek de nacimiento, amo la tecnología, las redes sociales y los gadgets. Aficionado a los LEGO (¡nunca me digas que son para niños!), a los videojuegos y a todo lo que despierte mi curiosidad. Escribir para mí es como respirar, una necesidad constante.

Ver Comentarios